sábado, 11 de agosto de 2012

EL CARDENAL SANDOVAL REVELA QUE LE ENVENENARON EN DOS OCASIONES




















El cardenal Juan Sandoval Íñiguez dio detalles de dos sucesos que supusieron "atentados" contra su vida, por la vía del envenenamiento. Uno en la ciudad norteamericana de Dallas, en febrero de 1999, y otro en un encuentro con un candidato a un cargo público en el mismo año. 

Los datos fueron expuestos durante la intervención del arzobispo emérito en la presentación del libro Servus, una biografía del cardenal Sandoval redactada por el escritor y periodista Juan Manuel Reyes Brambila. 

En cuanto al suceso en Dallas, refirió que fue envenenado al comer una fracción de un dulce de cacahuate muy bien envuelto que le hicieron llegar a su hotel cuando él participaba en una reunión sobre temas de bioética junto con otros obispos. 

El segundo atentado, dijo, se dio en una reunión con un candidato, a la que fue llevado en avión de la Secretaría de Gobernación junto con varios obispos que partieron desde San Luis Potosí, y en el marco de la convivencia se le dio una bebida de tequila. "Le di un trago y me supo amargo. Al revisarla para ver qué tenía, llegó un individuo que me arrebató la copa y se fue", narró.

Abundó que este incidente le originó una intoxicación que fue motivo de una cirugía: su intestino tenía un metro y medio de gangrena. 

En abril de 1994 recibió la designación de arzobispo de Guadalajara para suplir al cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, asesinado el 24 de mayo de 1993. El Cardenal Sandoval hizo mención de que ambos sucesos se dieron en el contexto de su postura crítica en las investigaciones oficiales sobre la muerte del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo. 

Durante el ministerio del Cardenal Sandoval ha habido un crecimiento en el número de vocaciones sacerdotales, al grado que el Seminario de Guadalajara cuenta actualmente con mil 387 seminaristas, la matrícula más alta en 30 años. El Vaticano lo considera un modelo por sus seminaristas mayores (636) y menores (751) , así como por los 600 jóvenes que están en proceso para ingresar a la carrera eclesiástica. 











(Texto: El Informador /El Universal)

No hay comentarios:

Publicar un comentario