viernes, 14 de septiembre de 2012

BENEDICTO XVI YA ESTÁ EN LÍBANO























Después de poco más de tres horas de vuelo, en el avión que le llevó desde Roma, el Santo Padre llegó a la capital libanesa donde fue recibido con grandes honores, por el presidente de la República Michel Sleiman y su esposa, por el Patriarca Maronita, Su Beatitud Béchara Boutros Rai, y otras autoridades, así como por una multitudinaria y calurosa bienvenida, de numerosas personas que lo esperaban desde unas horas antes de que el avión aterrizara a la hora prevista, las 13 y 45 hora libanesa. 

Dirigiéndose a las máximas autoridades civiles y religiosas, Benedicto XVI expresó su gran alegría de responder a la invitación del presidente libanés a visitar el país, así como a la de los patriarcas y obispos católicos del Líbano. Doble invitación que manifiesta la doble finalidad de su visita: las excelentes relaciones existentes desde siempre entre el Líbano y la Santa Sede y la firma y entrega de la Exhortación apostólica postsinodal de la Asamblea especial para Oriente Medio del Sínodo de Obispos. 

Tras evocar la bendición de la majestuosa imagen de san Marón, cuya «presencia silenciosa en la cabecera de la Basílica de San Pedro recuerda de manera permanente al Líbano, en el mismo lugar en el que fue sepultado el apóstol Pedro», Benedicto XVI destacó que «manifiesta una herencia espiritual de siglos, que confirma la veneración de los libaneses hacia el primero de los apóstoles y sus sucesores». Así como resulta agradable ver que san Marón, ‘desde el santuario petrino, intercede continuamente por su país y por todo Oriente Medio. (RV)’. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario