lunes, 13 de septiembre de 2010

¡NO LOS MATEN, DÉNMELOS A MÍ!













"Si oís que alguna mujer no quiere tener a su hijo y desea abortar, intentad convencerla para que me traiga a ese niño. Yo lo amaré, viendo en él el signo del amor de Dios"  M. Teresa de Calcuta, al recibir el premio Nobel de la Paz (Oslo, 10 de diciembre de 1979


"¡No los maten, dénmelos a mí!", era la súplica constante de la Madre Teresa de Calcuta. Ahora, que en tantos países se promueve la legalización del aborto, ella ya no está viva y no puede decirlo, pero podemos decirlo nosotros en su nombre.


Oración:


Bendito seas, Señor, por este nuevo día. Te alabo por el don de la vida. Al despertar del sueño, te pido especialmente por aquellos que serán trágicamente privados de la vida porque serán abortados. Recíbelos, Señor. Y en tu gran misericordia, guía con tu sabiduría a todas las mujeres embarazas que estén pensando hoy en destruir a los niños que llevan en su seno. Dales la gracia, el valor y la fortaleza para vivir diariamente según tu voluntad. Te lo pido por Cristo, Nuestro Señor, Amén.


Jaculatoria:

Madre de los niños que no han nacido, ruega por nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario