domingo, 19 de septiembre de 2010

«No pueden permitirse el lujo de continuar como si no pasara nada»

Benedicto XVI llama a los cristianos a movilizarse contra la crisis de fe y de valores de la sociedad

En la Vigilia de Oración que presidió ayer en la explanada de Hyde Park, el papa Benedicto XVI afirmó ante más de 80.000 fieles que «los cristianos no pueden permitirse el lujo de continuar como si no pasara nada, haciendo caso omiso de la profunda crisis de fe que impregna nuestra sociedad, o confiando sencillamente en que el patrimonio de valores transmitido durante siglos de cristianismo seguirá inspirando y configurando el futuro de nuestra sociedad». El Santo Padre citó las enseñanzas del cardenal Newman, a quien hoy beatificará.


El discurso pronunciado pasadas las 19.30 hora local estuvo principalmente dedicado a la figura y el mensaje del cardenal Newman, que será beatificado este domingo. Sobre el beato inglés, el Papa dijo que ha ejercido una “importante influencia en su vida y pensamiento, y refiriéndose a él ha señalado que “sabemos que en tiempos de crisis y turbación Dios ha suscitado grandes santos y profetas para la renovación de la Iglesia y la sociedad cristiana”.
En esta línea, el Papa volvió a hablar de la responsabilidad de los cristianos “porque cada uno de nosotros está llamado a cambiar el mundo, a trabajar por una cultura de la vida, una cultura forjada por el amor y el respeto a la dignidad de cada persona humana”.

El coste de la fidelidad al evangelio

Sobre la dificultad de ser católico en un país donde el serlo ha sido motivo de persecución y exclusión social hasta hace pocos años, el Papa dijo que “en nuestro tiempo, el precio que hay que pagar por la fidelidad al Evangelio ya no es ser ahorcado, descoyuntado y descuartizado, pero a menudo implica ser excluido, ridiculizado o parodiado”.


Benedicto XVI volvió a hablar del “relativismo intelectual y moral amenaza con minar la base misma de nuestra sociedad”, y se ha referido a Newman, que enseñó que “fuimos creados para conocer la verdad, y encontrar en esta verdad nuestra libertad última y el cumplimiento de nuestras aspiraciones humanas más profundas”. Y como Newman nos enseña que si hemos aceptado la verdad de Cristo no puede haber separación entre lo que creemos y lo que vivimos”.


Por último el Santo Padre se refirió a los jóvenes y por segunda vez en este viaje apostólico, invitó a todos ellos a “acompañarme el próximo año en Madrid en la Jornada Mundial de la Juventud. Siempre es una magnífica ocasión para crecer en el amor a Cristo y animaros a una gozosa vida de fe junto a miles de jóvenes. Espero ver a muchos de vosotros allí”.


Tras el discurso, hubo se celebró un acto de adoración eucarística, se recitó la Letanía del Sagrado Corazón y la oración 'Irradiating Christ' y el canto 'Lead, kindly light', compuestas por el cardenal Newman.


FALTA 50 DIAS

No hay comentarios:

Publicar un comentario