jueves, 5 de julio de 2012

PRESENTAN LAS CUENTAS DEL VATICANO


Del 3 al 4 de julio ha tenido lugar en el Vaticano la reunión del Consejo de Cardenales para el Estudio de los Problemas Organizativos y Económicos de la Santa Sede, presidida por el cardenal Secretario de Estado Tarcisio Bertone, SDB. 

El cardenal Giuseppe Versaldi, Presidente de la Prefectura de Asuntos Económicos de la Santa Sede, presentó a los purpurados en primer lugar el balance definitivo consolidado de la Santa Sede y posteriormente el de la Gobernación del Estado de la Ciudad del Vaticano en 2011. 

El balance definitivo consolidado de la Santa Sede en 2011 arroja un déficit de 14.890.034 €. Los capítulos más gravosos han sido los relativos al coste del personal (2.832 personas) y a los medios de comunicación social en conjunto. El resultado ha sido influido por la tendencia negativa de los mercados financieros mundiales que no ha permitido alcanzar los objetivos previstos. 

La Gobernación tiene una administración autónoma e independiente de las contribuciones de la Santa Sede y, a través de sus diversas direcciones, provee a las necesidades relacionadas con la gestión del Estado. El balance de 2011 se cerró con un superávit de 21.843.851€. El personal está compuesto por 1.887 empleados. En ese resultado ha sido muy significativa la aportación de los Museos Vaticanos, cuyos ingresos pasaron de 82.400.000 € en 2010, a 91.300.000 € en 2011; con un total de más de 5 millones de visitantes. Se trata de una cifra, que según las clasificaciones especializadas, coloca a esa institución entre las más prestigiosas e importantes en todo el mundo. 

El Óbolo de San Pedro, es decir las ofertas de los fieles para la caridad del Santo Padre, ha pasado de los poco más de 67.704.400 de dólares en el año 2010 a los casi 69.711,723 de dólares en 2011. La contribución, en base al canon 1271 del CIC - a saber, el apoyo financiero prestado por las diócesis de todo el mundo para el mantenimiento del servicio que la Curia Romana presta a la Iglesia universal- pasó de 27.362.258 dólares en 2010, a 32.128,675 dólares en 2011. Las ulteriores contribuciones a la Santa Sede por parte de los Institutos de Vida Consagrada, de las Sociedades de Vida Apostólica y de las fundaciones pasaron de 747.596 dólares en 2010, a 1.194.217 dólares en 2011. En conjunto, un aumento de 7,54% respecto al año anterior. 

El Instituto para las Obras de Religión (IOR), como cada año, ha ofrecido al Santo Padre una suma significativa en apoyo de su ministerio apostólico y de caridad. En el año 2011 fue de 49.000.000 €. 

En el curso de la reunión, informa un comunicado publicado hoy, “han sido numerosas las intervenciones de los cardenales, que han apreciado la amplitud y la transparencia de los datos que les han presentado. Se ha tomado acto del esfuerzo constante para mejorar la administración de los bienes y recursos de la Santa Sede. Si bien manteniendo los puestos de trabajo, se ha llamado a la prudencia y la contención de costos. Asimismo ha habido satisfacción unánime por la generosa contribución de los fieles y las instituciones eclesiásticas, todavía más encomiable teniendo en cuenta la persistente crisis económica. Los miembros del Consejo han expresado su profunda gratitud por el apoyo, a menudo de manera anónima, al ministerio universal del Santo Padre y han exhortado a perseverar en esta buena obra”. 

“El director del IOR, Paolo Cipriani, de conformidad con el art. 25 § 2 de la Constitución Apostólica Pastor Bonus, ha ilustrado la situación económica del Instituto que dirige, a la que ha seguido un debate durante el cual se han facilitado las oportunas aclaraciones a los cardenales”. 













 (María Fernanda Bernasconi – RV).

No hay comentarios:

Publicar un comentario