miércoles, 30 de mayo de 2012

AUDIENCIA GENERAL DE BENEDICTO XVI (TEXTO COMPLETO DE LA CATEQUESIS )



Como todos los miércoles, también esta mañana, a las 10,30 el Santo Padre Benedicto XVI celebró su tradicional audiencia general, que tuvo lugar en la Plaza de San Pedro y en la que participaron varios miles de fieles y peregrinos de numerosos países. 

En su catequesis sobre el tema de la oración, el Papa se refirió al ejemplo de San Pablo, destacando la cercanía de Dios, tanto en las pruebas que tuvo que soportar, como en la fuerza y el valor que el Señor le infundió para hacerlo. 

En su catequesis en nuestro idioma, el Papa dijo: 

Queridos hermanos y hermanas: 

La lectura que hemos escuchado es una de las plegarias de bendición más hermosas de la Escritura. En ella, san Pablo nos muestra que las tribulaciones nada pueden contra aquél que es sostenido por la gracia divina. El Apóstol es un ejemplo eximio de esa cercanía de Dios, tanto en las pruebas que tuvo que soportar, como en la fuerza y el valor que el Señor le infundió para hacerlo. El consuelo del que habla no es un mero lenitivo al dolor, sino un estímulo para no dejarnos vencer por las dificultades. Unidos a Cristo en las fatigas que Él carga sobre sí, no sólo somos capaces de afrontar cualquier prueba sino, incluso, de consolar también nosotros a los demás en sus luchas. La oración y la fe en su presencia nos alientan, y en medio de las contrariedades sentimos el consuelo de Dios. Así, la fe se refuerza por la experiencia concreta del amor fiel de Cristo, que llega hasta la entrega en la cruz. A ese enorme «sí», que el Espíritu Santo hace perenne y universal, responde el «amén» de la Iglesia, que resuena en la liturgia y en la oración personal. En él debemos expresar nuestra adhesión total al «sí» de Dios, pues uniéndonos al Señor, participamos de su consuelo. 

De los saludos del Papa a los diversos grupos de files presentes en la Plaza de San Pedro, destacamos el dirigido a los queridos peregrinos polacos, de modo particular a los jóvenes que se están preparando para el encuentro de Lednica. A estos queridos amigos aludiendo al tema de este evento, “¡El amor te encontrará!” -que profundizarán a través del mensaje de Jesús Misericordioso anotado por Santa Faustina en su Diario, junto a la oración, la adoración, la Confesión y la Eucaristía- el Obispo de Roma les deseó que arda en ellos el fuego de la Divina Misericordia, para que transforme los corazones de todos los jóvenes del mundo, los colme de paz, fe fuerza y de esperanza. “Ante el rostro de Jesús Misericordioso”, el Papa los invitó a buscar las respuestas a sus interrogantes, a sus inquietudes y a su misma felicidad. Y antes de bendecir de corazón a todos ellos y a su encuentro, les dijo que sabe que la experiencia de Lednica, de la que nace una escuela de formación en una fe madura, está fructificando en un nuevo movimiento que está naciendo en la Iglesia. 

Con alegría Su Santidad saludó y bendijo a los peregrinos croatas, de modo particular a los files procedentes de Arbanasi y a los grupos de confirmandos de las Misiones católicas croatas en Alemania. A estos queridos amigos, que han recibido el don del Espíritu Santo, los invitó a testimoniar más valerosamente su fe en Jesucristo con esta gracia celestial. 

El Papa también saludó de corazón a los peregrinos eslovacos, particularmente a los procedentes de las parroquias de Oslany y Drienov, así como también a los de la Escuela católica primaria Anton Bernolák de Nové Zámky. A estos hermanos y hermanas, antes de bendecirlos junto a sus familias, el Pontífice les recordó que el domingo 27 de mayo hemos celebrado la Solemnidad de Pentecostés, razón por la cual los exhortó a “ser siempre dóciles a la acción del Espíritu Santo”. 

Al dar su cordial bienvenida a los peregrinos de lengua italiana, Benedicto XVI saludó a las Misioneras Franciscanas del Niño Jesús, a las Religiosas de Nuestra Señora de la Merced y a las Monjas Franciscanas de la Inmaculada, que celebran sus respectivos Capítulos Generales. A estas queridas hermanas, el Papa les deseó que el Señor les done la capacidad de responder con prontitud a sus solicitaciones. 

De la misma manera el Papa saludó a los representantes del Centro Deportivo Italiano de Imola, acompañados por su Obispo, Mons. Tommaso Ghirelli, junto a los miembros de la Selección de Fútbol se sacerdotes y ministrantes de la Parroquia de los Santos Antonio y Aníbal María de Roma. 

Por último, como es costumbre, al dirigirse a los jóvenes, enfermos y recién casados presentes en esta audiencia general, el Santo Padre formuló votos para que el Espíritu Santo, don de Cristo resucitado, guíe a los queridos jóvenes, y los haga capaces de orientar con decisión su vida hacia el bien; sostenga a los queridos enfermos para acoger el sufrimiento como instrumento misterioso de salvación para ellos y para los hermanos y ayude a los queridos recién casados a redescubrir cada día las exigencias del amor, a estar siempre preparados para comprenderse y sostenerse recíprocamente. 

A los numerosos peregrinos procedentes de América Latina y de España, Benedicto XVI les dijo: 

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española provenientes de España, México, Venezuela, Colombia, Argentina y otros países latinoamericanos. Invito a todos a entrar en el «sí» de Dios, secundando su voluntad, para poder afirmar con san Pablo: «no soy yo que el que vive, es Cristo quien vive en mí». Muchas gracias. (María Fernanda Bernasconi – RV)


Texto completo de la catequesis central del Papa: 

Queridos hermanos y hermanas, 

en estas catequesis, estamos meditando sobre la oración en las cartas de San Pablo y estamos tratando de ver como la oración cristiana es un verdadero encuentro personal con Dios Padre, en Cristo, por medio del Espíritu Santo. Hoy en este encuentro entran en diálogo el “sí” fiel de a Dios y el "amén" confiando de los creyentes. Quisiera hacer hincapié en esta dinámica, deteniéndome en la Segunda Epístola a los Corintios. San Pablo envía esta carta apasionada a una Iglesia que ha cuestionado reiteradamente su apostolado, y él abre su corazón, para que los beneficiarios tengan confianza de su lealtad a Cristo y al Evangelio. Esta Segunda Epístola a los Corintios comienza con una de las oraciones de bendición más altas del Nuevo Testamento y dice así: “Bendito sea Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de las misericordias y Dios de todo consuelo, que nos reconforta en todas nuestras tribulaciones, para que nosotros podamos dar a los que sufren el mismo consuelo que recibimos de Dios”(2 Cor 1,3-4). 

Así que Pablo vive en gran tribulación, son muchas las dificultades y las aflicciones que Pablo tuvo que pasar, pero sin ceder al desaliento, sostenido por la gracia y por la cercanía del Señor Jesucristo, por el cual se convirtió en apóstol y testigo, entregando en sus manos toda su propia existencia. Es por ello que Pablo comienza esta carta con una oración de bendición y acción de gracias a Dios, porque no ha habido momento de su vida como apóstol de Cristo en que haya sentido la falta de apoyo del Padre misericordioso, el Dios de toda consolación Él sufrió terriblemente, lo dice en esta carta, pero en todas estas situaciones donde parecía que no se abriera otro camino, recibió consuelo y confortación de Dios. Por anunciar a Cristo sufrió persecuciones, hasta llegar a ser encerrado en la cárcel, pero se sintió siempre interiormente libre, animado por la presencia de Cristo, y con ganas de anunciar la palabra de esperanza del Evangelio. Desde la cárcel, escribe a Timoteo, su fiel colaborador. Encadenado escribe: " Pero la palabra de Dios no está encadenada. Por eso soporto estas pruebas por amor a los elegidos, a fin de que ellos también alcancen la salvación que está en Cristo Jesús y participen de la gloria eterna” (2 Tim 2:9 b-10). En su sufrimiento por Cristo, experimenta el consuelo de Dios. Escribe: “Porque así como participamos abundantemente de los sufrimientos de Cristo, también por medio de Cristo abunda nuestro consuelo”. (2 Cor 1,5). 

En la oración de bendición, que introduce la Segunda Epístola a los Corintios domina pues el tema, junto con el tema de la aflicción, el tema del consuelo, que no debe interpretarse sólo como una simple confortación, sino sobre todo como un estímulo y exhortación a no dejarse vencer por los problemas y las dificultades. La invitación es a vivir cada situación unido a Cristo, que carga sobre sí todo el sufrimiento y el pecado del mundo para traer la luz, la esperanza y la redención. Así Jesús nos hace capaces de consolar nosotros mismos a los que están sufriendo asimismo cualquier tipo tribulación. La profunda unión con Cristo en la oración, la confianza en su presencia, conducen a una voluntad de compartir los sufrimientos y las aflicciones de los demás. Pablo escribe: "¿Quién es débil, sin que yo me sienta débil? ¿Quién está a punto de caer, sin que yo me sienta como sobre ascuas?”(2 Corintios 11:29)?. Este intercambio no surge de una simple benevolencia, ni sólo por el espíritu de la generosidad humana y el altruismo, sino que surge del consuelo del Señor, del firme apoyo, de la "extraordinaria fuerza que viene de Dios y no de nosotros" (2 Cor 4,7). 

Queridos hermanos y hermanas, nuestra vida y nuestro caminar cristiano a menudo están marcados por dificultades, por incomprensiones, por el sufrimiento. Todos lo sabemos. En la relación de fidelidad con el Señor, en la oración constante, diaria, podemos sentir también nosotros realmente el cosuelo que viene de Dios. Y esto fortalece nuestra fe, porque nos hace experimentar de forma concreta el "sí" de Dios al hombre, a nosotros, a mí, en Cristo, nos hace sentir la fidelidad de su amor, que llega hasta el don de su Hijo en la Cruz. San Pablo afirma: "Porque el Hijo de Dios, Jesucristo, el que nosotros hemos anunciado entre ustedes –tanto Silvano y Timoteo, como yo mismo– no fue «sí» y «no», sino solamente «sí». En efecto, todas las promesas de Dios encuentran su «sí» en Jesús, de manera que por él decimos «Amén» a Dios, para gloria suya"(2 Corintios 1:19-20). El “sí” de Dios no se reduce a la mitad, no va entre un sí y un no, sino que es un simple seguro sí. Y a este si nosotros respondemos con nuestro sí, con nuestro Amén, y así estamos seguros del sí de Dios. 

La fe no es principalmente una acción humana, sino don gratuito de Dios, que tiene sus raíces en su lealtad, en su "sí", que nos hace comprender cómo vivir nuestra existencia amándole a Él y a nuestros hermanos. Toda la historia de la salvación es una revelación progresiva de esta fidelidad de Dios, a pesar de nuestras infidelidades y nuestros rechazos, en la certeza de que "los dones y el llamamiento de Dios son irrevocables", como dice el Apóstol en la Carta a los Romanos (11 , 29). 

Queridos hermanos y hermanas, la forma de actuar de Dios es muy diferente de la nuestra – Él nos da consuelo, fortaleza y esperanza, porque Dios no retira su “sí”. Ante los contrastes en las relaciones humanas, a menudo también en las familiares, nos sentimos llevados a no perseverar en el amor gratuito, que cuesta esfuerzo y sacrificio. En cambio, Dios no se cansa de nosotros, nunca se cansa de ser paciente con nosotros y, con su inmensa misericordia, nos precede siempre, es el primero que sale a nuestro encuentro, su sí es absolutamente fiable. En el evento de la Cruz nos ofrece la medida de su amor, que no calcula y que es inconmensurable. San Pablo en su carta a Tito escribe: " Se manifestó la bondad de Dios, nuestro Salvador, y su amor a los hombres" (Tito 3,4). Y para que este "sí" se renueve cada día " nos ha ungido, también nos ha marcado con su sello y ha puesto en nuestros corazones las primicias del Espíritu. (2 Cor 1,21 b-22). 

En efecto, es el Espíritu Santo el que hace constantemente presente y vivo el "sí" de Dios en Jesucristo y crea en nuestros corazones el anhelo de seguirlo, para entrar de lleno, un día, en su amor, cuando recibiremos una morada no hecha con manos humanas, en el cielo. No hay ninguna persona que no sea alcanzada e interpelada por este amor fiel, capaz de esperar también a cuantos siguen respondiendo con el “ no” del rechazo o del endurecimiento del corazón. Dios nos espera, nos busca siempre, quiere acogernos en la comunión consigo, para donarnos a cada uno de nosotros la plenitud de la vida, de la esperanza y de la paz. 

En el "sí" fiel de Dios se injerta el "amén" de la Iglesia, que resuena en todas las acciones de la liturgia: amén es la respuesta de la fe que cierra siempre nuestra oración personal y comunitaria, y que expresa nuestro" sí a la iniciativa de Dios. A menudo respondemos por costumbre con nuestro" amén" en la oración, sin comprender su significado más profundo. Este término viene de 'aman, que en hebreo y arameo, significa "hacer estable", "consolidar" y, por tanto, "estar seguro" o "decir la verdad." Si nos fijamos en las Escrituras, vemos que el "amén" se dice al final de los Salmos de bendición y de alabanza, como, por ejemplo, en el Salmo 41,13-14: " Tú me sostuviste a causa de mi integridad, y me mantienes para siempre en tu presencia. ¡Bendito sea el Señor, el Dios de Israel, desde siempre y para siempre! ¡Amén! ¡Amén!" 

O también expresa la adhesión a Dios, en el momento en que el pueblo de Israel regresa lleno de alegría del exilio de Babilonia y dice "sí", su "Amén" a Dios y a su Ley. En el Libro de Nehemías se narra que " Esdras abrió el libro a la vista de todo el pueblo –porque estaba más alto que todos– y cuando lo abrió, todo el pueblo se puso de pie. Esdras bendijo al Señor, el Dios grande y todo el pueblo, levantando las manos, respondió: «¡Amén! ¡Amén!»"(Ne 8,5-6). 

Así pues, desde el principio, el "amén" de la liturgia judía se ha vuelto el "amén" de las primeras comunidades cristianas. Y el libro de la liturgia cristiana por excelencia, el Apocalipsis de San Juan, comienza con el "amén" de la Iglesia: " Él nos amó y nos purificó de nuestros pecados, por medio de su sangre, e hizo de nosotros un Reino sacerdotal para Dios, su Padre. ¡A él sea la gloria y el poder por los siglos de los siglos! Amén. "(Ap 1:5 b-6). Así se lee en el primer capítulo del Apocalipsis, libro que termina con la invocación: "¡Amén! ¡Ven, Señor Jesús!" (Apocalipsis 22:21). 

Queridos amigos, la oración es el encuentro con una Persona viva, para escucharla y dialogar con ella; es el encuentro con Dios que renueva su lealtad inquebrantable, su "sí" al hombre, a cada uno de nosotros, para darnos su consuelo en medio de las tormentas de la vida y hacernos vivir, unidos a Él, una existencia llena de alegría y de bondad, que encontrará su cumplimiento en la vida eterna. 

En nuestra oración estamos llamados a decir "sí" a Dios, a responder con este "amén" de la adhesión, de la fidelidad a Él de toda nuestra vida. Fidelidad que nunca podremos conquistar con nuestras fuerzas, no es sólo el fruto de nuestro compromiso diario, sino que viene de Dios y se funda en el "sí" de Cristo, que afirma: Mi comida es hacer la voluntad del Padre (cf. Jn 4, 34). Y es en este “sí” que debemos entrar, entrar en este “sí” de Cristo, en la adhesión a la voluntad de Dios, para llegar a afirmar con san Pablo que no somos al fin nosotros los que vivimos, sino que Cristo mismo vive en nosotros. Entonces, el '"amén" de nuestra oración personal y comunitaria envolverá y transformará toda nuestra vida. Una vida de consolación de Dios, en una vida inmersa en el amor eterno e inquebrantable. Gracias. 













 (Traducción del italiano: Eduardo Rubió y Cecilia de Malak/RV)

No hay comentarios:

Publicar un comentario