jueves, 10 de mayo de 2012

LA CONFERENCIA EPISCOPAL DE EEUU PUBLICA RITO DE BENDICIÓN DEL NASCITURUS EN VIENTRE MATERNO



La Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos ha publicado el Rito para la bendición de un niño en el vientre de su madre. Se trata del primer texto de carácter litúrgico aprobado por el máximo organismo de la Iglesia católica, la Congregación para el Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos, para bendecir a los niños por nacer. 

El rito de la bendición por parte del sacerdote posibilita ofrecerla tanto fuera como dentro de la misa, tanto a una sola mamá como a un grupo de ellas. 

El rito acoge también una bendición sobre el padre y la familia del bebé. Al respecto el número 6 del rito dice:

"Si parece oportuno, se invita a la madre a pasar adelante, junto con el padre y otros miembros de la familia. Con las manos extendidas sobre la madre, el sacerdote concluye las intercesiones con la bendición de la criatura en el vientre materno y de todos los presentes, con las siguientes palabras:

Dios, autor de toda vida, te pedimos que bendigas a este niño aún por nacer; dale una constante protección y un saludable nacimiento, como signo de nuestro renacimiento, un día, al gozo de la vida eterna en el cielo.

Señor, que has concedido a esta mujer el gran gozo de la maternidad, concédele serenidad en sus preocupaciones y dale decisión para guiar a su hijo por los caminos de la salvación. 

Bendición del padre: Señor de todos los tiempos, que has escogido a este hombre para experimentar el don y el honor de la paternidad, dale fortaleza en esta nueva responsabilidad para que sea ejemplo de justicia y verdad para su hijo. 

Bendición de la familia: Señor, derrama sobre esta familia un amor sincero y constante, para que se preparen a recibir a este niño entre ellos. 

Señor, que has puesto en el corazón de todos los hombres y mujeres de buena voluntad un gran respeto y admiración por el regalo de una nueva vida, haz que esta comunidad (parroquia), fiel a las enseñanzas del Evangelio, participe en la educación espiritual de este niño, en Cristo, nuestro Salvador. 

Que vive y reina por los siglos de los siglos. 

R/. Amén".














Texto: Jorge Enrique Múgica./R.L.

No hay comentarios:

Publicar un comentario