miércoles, 17 de noviembre de 2010

RESUELTO EL MISTERIOSO BOMBARDEO AL VATICANO DE 1943

Un libro recién publicado documenta el bombardeo del Vaticano en 1943, con la documentación recientemente descubierta sobre el evento y los hechos acerca de quién fue el responsable.
 

El libro en italiano de Augusto Ferrara, "1943 Bombe sul Vaticano" (1943 Bombas sobre el Vaticano) fue presentado el 5 de noviembre en el 67º aniversario del ataque.

El cardenal Giovanni Lajolo, presidente de la Comisión Pontificia para la Ciudad del Vaticano y de la Gobernación de la Ciudad del Vaticano, participó en la presentación del libro. Recordó el atentado, afirmando que "fue un episodio miserable, vil, porque iba dirigido contra un estado desarmado e indefenso."

Añadió que "uno se pregunta qué sentido podría tener un acontecimiento de tal naturaleza que no podría ser otro que el de un insulto."

El cardenal Lajolo explicó que "fue el único acto de violación de la soberanía territorial del Estado del Vaticano desde su creación."

A pesar de ello, dijo, el evento demostró que el Vaticano "a pesar de ser pequeño", mostró "la eficacia de su función de protección de la Papa", cuya "libertad e independencia", fue asegurada.

Desconocido para muchos, el episodio fue un misterio durante varios años. el libro de Ferrara finalmente arroja una luz sobre el hecho, gracias a la documentación completa hecha a partir de recortes de periódicos de la época y, sobre todo, de las imágenes, hasta la fecha inéditas, que el autor, un conocido filatelista, encontró en una librería de Verona, Italia.

En total, hay una treintena de fotografías tomadas el 6 de noviembre de 1943, el día después del atentado. Una nota personal del fotógrafo, también se mantiene en el sobre, indicando la hora del hecho.

Aunque la Ciudad del Vaticano se salvó hasta entonces de ser agredida durante la guerra, esa noche un avión la sobrevoló. A las 8:15 pm cinco bombas fueron lanzadas, de las cuales una no explotó.

Las consecuencias están impresas en las fotos: el depósito de agua en la estación de ferrocarril y las oficinas de la gobernación fueron destruidas, y los cristales en la parte trasera de la Basílica de San Pedro fueron hechas añicos.

El evento fue cubierto tanto por L’Osservatore Romano, así como por los periódicos italianos y extranjeros. Para identificar al autor del ataque, la Secretaría de Estado del Vaticano pidió aclaraciones a los ministros de Relaciones Exteriores de las potencias de la época: los Estados Unidos, Inglaterra y Alemania.

Publicada en el libro se encuentra la correspondencia pertinente: del general de EE.UU. Dwight Eisenhower, del gobierno Inglés y del gobierno del Reich, en las que todos negaron la responsabilidad.
La República Social Italiana, dirigida por Benito Mussolini desde Salo, acusó a Estados Unidos del ataque. La prensa fascista especuló sobre el caso, acusando a los Aliados de haber violado las normas internacionales y ofendido el emblemático lugar del cristianismo.

En realidad, Ferrara, revela que se trató de los fascistas italianos que planearon el ataque a la Santa Sede.

El avión, que desde entonces ha sido identificado como un SIAI Marchetti S.M. 79, un bombardero italiano conocido como "Sparviero", despegó de Viterbo, Italia. Había sido un regalo para la República Social Italiana. El libro ofrece una transcripción de una conversación telefónica entre un sacerdote y un padre jesuita, Pietro Tacchi Venturi, muy cercano al secretario de Estado del Papa en el momento, lo que sugiere que el líder fascista Roberto Farinacci ordenó el bombardeo.

En el diálogo, el sacerdote afirmó: "Fueron los italianos. Pudimos comprobarlo a través de personas que estaban presentes en todos los puntos del desarrollo de la maniobra.


"Fue un avión Savoia-Marchetti, que llevaba a bordo cinco bombas destinadas a destruir la estación de Radio Vaticano, porque Farinacci estaba convencido de que escondidas en las noticias se estaban transmitiendo al enemigo informes de carácter militar."

La noticia fue confirmada por el director de L’Osservatore Romano, el conde Dalla Torre. Durante una semana no se hablaba de otra cosa en la prensa. Luego se hizo el silencio.


El cardenal Lajolo señaló que parece que el evento fue tranquilizado por una invitación de monseñor Giovanni Battista Montini, futuro Papa Pablo VI, que trabajaba en ese momento en la Secretaría de Estado de Pío XII, para "no alimentar el riesgo de una posible guerra civil".

El libro, coeditado por la Libreria Editrice Vaticana y Augusto Ferrara, fue entregado al Papa Benedicto XVI el 3 de noviembre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario