miércoles, 1 de junio de 2011

LA JMJ Y EL NUEVO PENTECOSTES EN LA IGLESIA





















“La Jornada Mundial de la Juventud de Madrid tendrá una naturaleza especialmente misionera y en ella se dará un fuerte impulso al compromiso apostólico de los jóvenes bajo el signo de la nueva evangelización que Benedicto XVI ha relanzado”, subraya el cardenal arzobispo de Madrid Antonio María Rouco, en una entrevista exclusiva que publica mañana 1 de junio la revista Palabra.


El cardenal Rouco pronostica –en un adelanto de la entrevista enviado por la revista a ZENIT- que “el número de jóvenes que se moverá por Madrid entre el 15 y el 21 de agosto estará entre el medio millón y el millón”, aunque “en los grandes actos centrales de la JMJ se superará con mucho ese número”.


El cardenal explica en la entrevista que, a tenor de los últimos cálculos, “hemos solicitado añadir al espacio del aeródromo de Cuatro Vientos un terreno contiguo que nos permitirá completar el aforo”, pues  “nuestra gran responsabilidad al organizar la JMJ es que todo el que venga pueda participar en esos dos grandes actos centrales”.


Añade que “las familias de los barrios más populares de Madrid son las que están respondiendo mejor a la acogida de peregrinos en sus casas”.


Frente a quienes sugieren que los frutos de la JMJ no son duraderos, el arzobispo de Madrid señala que “esa afirmación no responde a la verdad” y que, por ejemplo, de las JMJ  “ha surgido en estas dos últimas décadas una nueva juventud en la Iglesia”.  


Anticipa que los abundantes frutos de la JMJ “se  van a ver superpotenciados en la Jornada de Madrid: en vocaciones; en la formación espiritual, cultural e intelectual de los jóvenes; en el campo de la familia y de la universidad;  y se traducirá también en la potenciación de las nuevas realidades eclesiales, que estarán muy presentes aquí”.


El cardenal Rouco confiesa también que “todos los días, constantemente”, acude al beato Juan Pablo II para que eche una mano desde arriba, “porque si hay alguien que comprende bien el asunto que nos traemos entre manos es él”.


Y aprovecha para hacer un nuevo llamamiento a los jóvenes de modo que, una vez superados los lógicos agobios del fin de curso escolar, “se inscriban cuanto antes en la JMJ y así ayuden a que otros jóvenes puedan venir”.


El cardenal pronostica también que la acogida de los peregrinos “será espléndida, tanto por parte de los católicos madrileños como por parte de la sociedad y del pueblo de Madrid” , y se manifiesta completamente seguro de la buena acogida al Papa:  “No tengo ninguna preocupación al respecto; tampoco sobre esa otra acogida de carácter espiritual a través de la oración escondida”.


Indica por último que la inminente declaración de san Juan de Ávila como doctor de la Iglesia contribuirá a que los jóvenes españoles conozcan mejor la enorme figura de este patrono de la JMJ.


Concluye afirmando que si “tras la JMJ de Santiago se habló del comienzo de una nueva etapa en la relación de la Iglesia con los jóvenes de Europa y del mundo”, después de la JMJ de Madrid se hablará de otro nuevo Pentecostés en la Iglesia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario