viernes, 24 de junio de 2011

LOS FRUTOS DE LA IGLESIA CLANDESTINA




En la clausura del año académico 2010/2011 hay 110 seminaristas mayores de 7 seminarios mayores de la China continental que han completado el ciclo de estudios de filosofía y teología. Según cuanto la Agencia Fides conoce gracias a Faith del He Bei, en estos días China está llevando a cabo la ceremonia de clausura del año escolar y académico de los seminarios mayores y menores. Los 110 seminaristas mayores que han completado el ciclo de estudios están distribuidos de la siguiente manera: 26 del Seminario Mayor del He Bei, 4 del Seminario Mayor de Pekín, 14 del Seminario Mayor de She Shan de Shang Hai, 14 del Seminario Mayor de Shaan Xi, 24 del Seminario Mayor Regional de Si Chuan, 19 del Seminario Mayor Regional Centro-Sur de la China, 9 del Seminario Mayor de Shen Yang.


En el Seminario Mayor Nacional que se encuentra en Pekín, en el seminario mayor de San Juan de Montecorvino de Shan Xi, y en el Seminario Mayor de Ji Lin Este año no hubo seminaristas que hayan finalizado sus estudios.


Durante la solemne ceremonia de clausura del curso académico del Seminario Mayor de He Bei que se celebró ayer, 21 de junio, el Rector y el Obispo de la diócesis de Jing Xian (hoy Heng Shui) Su Exc. Mons. Pedro Feng Xin Mao entregaron el certificado del Bachillerato a 26 seminaristas mayores. Por primera vez, el seminario ha invitado a los padres de los seminaristas a asistir a la ceremonia que tuvo lugar en una atmósfera de gran emoción.


Entre los padres presentes también estaba una campesina pobre, viuda, que ha criado a su único hijo sola. Cuando el hijo, de 16 años, le dijo que quería ser sacerdote, la única preocupación de la mujer fue asegurarse de que no se trataba sólo de un impulso emocional del hijo, por lo que ha rezado todos los días en estos años, para que el hijo fuese digno de la llamada Señor.


Cuando ha tomado el título de bachiller de su hijo, con sus manos todas arruinadas por el duro trabajo en el campo, su primer pensamiento ha sido dar gracias a Dios por la vocación de su hijo.








No hay comentarios:

Publicar un comentario