jueves, 14 de abril de 2011

ANGUSTIOSO LLAMAMIENTO DE LOS SALESIANOS EN COSTA DE MARFIL














“La gente necesita ayuda. No se puede no hacer nada”: unos 30 mil refugiados acogidos en la parroquia de los salesianos de Duekoue.



La captura de Laurent Gbagbo, el presidente saliente de la Costa de Marfil, no pone fin a la trágica situación que atraviesa la población del país. Los salesianos de Duékoué en un comunicado difundido por la agencia católica española Manos Unidas lanzan un llamamiento a favor de estas personas. El Padre Vicente, Salesiano español de Don Bosco, que trabaja en el país africano desde hace muchos años, junto con otros ocho salesianos han acogido hasta la fecha en su parroquia a unas 20/25 mil personas que viven en condiciones indescriptibles.



El asalto a la ciudad, el pasado 30 de marzo, por parte de los rebeldes que apoyan al presidente electo Alassane Ouattara, ha provocado una avalancha tal de refugiados, que ha desbordado por completo la capacidad de asistencia de la parroquia.“Los primeros días, nos dice el padre Vicente, solo pudimos hacer algo por los niños. Les entregamos barritas energéticas para que pudieran comer algo. Para el resto no había nada. Durante 4 ó 5 días estuvimos sin abastecimiento de agua ni alimentos, con miles de personas sin nada para sobrevivir”. Ahora la situación se ha “normalizado”; hay seis horas diarias de agua(tres por la mañana y tres por la tarde) y algunas agencias humanitarias que reparten alimentos. Se necesita urgente un nuevo campo de refugiados “no se puede tener a la gente en estas condiciones”, explica el salesiano dirigiendo su llamamiento a los organismos humanitarios así como al ACNUR, y a la Organización Internacional para los Migrantes. “Las letrinas se han desbordado, continua el padre Vicente, y las condiciones de higiene son dramáticas. Existe peligro de cólera. Lo principal sería que estas personas pudieran regresar a sus casas, a sus poblados, pero esta zona del país ha sido muy castigada por el reciente conflicto y la gente tiene miedo.


El misionero desmiente las noticias aparecidas recientemente en Internet y algunos medios en las que se habla de matanzas indiscriminadas de cristianos. “ha habido muchos muertos, no por motivos religioso sino por odios étnicos, políticos o económicos. La religión no tienen nada que ver con todo esto”. “Ahora para nosotros es fundamental ayudar a estos miles de personas, especialmente a los niños huérfanos y a los ancianos".

No hay comentarios:

Publicar un comentario