viernes, 14 de enero de 2011

LOS RESTOS DE JUAN PABLO II ESTARÁN ENTRE LA CAPILLA DE LA PIEDAD Y LA DEL SANTÍSIMO SACRAMENTO
















Según ha informado Europa Press, el portavoz de la Santa Sede, el padre Federico Lombardi, ha confirmado que el cuerpo de Juan Pablo II, que se encuentra en las llamadas Grutas vaticanas, será trasladado a la Basílica de San Pedro, aunque ha asegurado que el cuerpo "no será visible" y que tan sólo se colocará bajo el altar una lápida de mármol en la que estará escrita la inscripción 'Beatus Joannus Paulus Secundus'.


Asimismo, el portavoz del Vaticano ha sostenido que el cuerpo del Papa beato será colocado antes de la ceremonia de beatificación en la capilla de San Sebastián, situada entre la capilla donde se encuentra la Piedad de Miguel Ángel y la del Santísimo Sacramento, donde en estos momentos está enterrado el Papa también beato Inocencio XI.


Por ello, Lombardi ha aclarado que el Papa Inocencio será trasladado a la capilla de la Transfiguración, colocada en uno de los laterales de la Basílica. Sin embargo, el portavoz de la Santa Sede ha subrayado que los trabajos de restauración de la Basílica "estaban ya previstos" aunque se "ha querido comenzar con la capilla de San Sebastián para acelerar el proceso" y poder colocar la salma de Juan Pablo II "lo antes posible".


Además, Lombardi ha afirmado, en declaraciones a Europa Press, que la ceremonia de beatificación estará presidida por Benedicto XVI y que se ha elegido el día de la Divina Misericordia, que este año se conmemora el 1 de mayo, por ser una solemnidad "muy querida por el Papa" y "muy particular" ya que fue el mismo Juan Pablo II quien declaró que el segundo Domingo de Pascua se conmemorara el Día de la Divina Misericordia en toda la Iglesia.


Lombardi ha asegurado que Juan Pablo II también tuvo una especial devoción a la Divina Misericordia proclamada por Sor Faustina Kowalska, la primera santa polaca beatificada por el mismo Papa el 30 de abril de 2000.



EL PROCESO DE BEATIFICACIÓN DE JUAN PABLO II


El 13 de mayo de 2005, el mismo Benedicto XVI anunció en la Basílica de San Juan de Letrán el inicio del proceso de beatificación de su predecesor, que comenzó oficialmente el 28 de junio de 2005, dos meses después del fallecimiento del Pontífice.


El proceso comenzó antes de lo previsto gracias a la dispensa concedida por Benedicto XVI para que la causa pudiera empezar sin necesidad de esperar a los cinco años de rigor que deben transcurrir entre el fallecimiento de una persona y el comienzo de su causa.


Esta dispensa fue concedida también por Juan Pablo II para el proceso de beatificación de la Madre Teresa de Calcuta, cuya beatificación comenzó menos de dos meses después de su fallecimiento y que fue beatificada seis años después, en octubre de 2003.


Juan Pablo II ha sido beatificado 6 años y 1 mes después de  su muerte, mientras que la Madre Teresa fue beatificada tras 6 años y 2 meses de su fallecimiento.


El sacerdote polaco Slawomir Oder fue nombrado por Benedicto XVI como postulador de la causa de beatificación de Juan Pablo II y se inclinó por la curación de la religiosa francesa como el milagro que decidiría si el llamado 'Papa viajero' sería elevado a los altares.


Juan Pablo II fue nombrado 'Venerable' y reconocidas sus virtudes heroicas el 19 de diciembre del año 2009, el primer paso para el proceso que le llevará a los altares. Después de su beatificación, será necesario un segundo milagro para que sea declarado definitivamente como "santo" y entrar así en la lista de los santos de la Iglesia.


Los cardenales reunidos en Cónclave eligieron a Karol Wojtyla como Sumo Pontífice el 16 de octubre de 1978, siendo el primer Papa no italiano desde 1523. El 22 de octubre comenzó solemnemente su Pontificado, uno de los más largos de la historia de la Iglesia, que ha durado casi 27 años.


Entre sus documentos principales se incluyen 14 Encíclicas, 15 Exhortaciones Apostólicas, 11 Constituciones y 45 Cartas apostólicas. Además, fue el primer Papa en escribir una Carta apostólica dirigida a las mujeres y otra a los niños.


Juan Pablo II promulgó el Catecismo de la Iglesia Católica y reformó el Código de Derecho Canónico, así como el Código de Cánones de las Iglesias Orientales. Además, amplió el Colegio cardenalicio a 231 cardenales en 9 consistorios y reorganizó la Curia Romana.


El Papa que ha superado todos los récord realizó 104 viajes fuera de Italia y 146 en el interior de este país. Además, Juan Pablo II instituyó las Jornadas Mundiales de la Juventud, un encuentro de jóvenes católicos de todo el mundo, que en el año 2000 reunió a más de 2 millones de jóvenes en Roma y que este año se celebrará en Madrid.


El 13 de mayo de 1981, Juan Pablo II sufrió un atentado, perpetrado por el terrorista Alí Agca, a partir del cual experimentó un paulatino desgaste.


Sus últimos años estuvieron marcados por la enfermedad del Parkinson, que imposibilitaron sus movimientos en gran medida y le obligaron a utilizar casi constantemente una silla de ruedas en todos los actos.


En el mes de enero de 2005, Juan Pablo II fue ingresado en el hospital Gemelli de Roma aquejado de una gripe que afectó a las cuerdas vocales y le dejó sin habla en sus últimos meses.


La última imagen del antecesor de Benedicto XVI fue la de la bendición de 'Urbi et Orbi' con motivo de la Pascua de Resurrección el 27 de Marzo de 2005 en la que ni siquiera pudo pronunciar las palabras de bendición. Juan Pablo II fallecía una semana después, el 2 de abril de 2005, en una agonía final que fue seguida por millones de personas en todo el mundo.


Su féretro fue visitado por más de 21 mil personas por hora, que esperaban una cola de cerca de 24 horas, en un homenaje sin precedentes en la historia. Sus exequias fueron concelebradas por 157 cardenales y asistieron más de 1 millón de peregrinos que confluyeron en Roma para asistir al funeral, junto con 159 delegaciones extranjeras

No hay comentarios:

Publicar un comentario