domingo, 2 de enero de 2011

MÁS DE UN MILLÓN DE PERSONAS ASISTEN A LAS MISA DE LAS FAMILIAS EN MADRID























Más de un millón de personas, según estimaciones del Arzobispado, han asistido a la Misa de las Familias celebrada este domingo en la madrileña Plaza de Colón bajo el lema 'La familia cristiana. Esperanza para Europa', para "apoyar" el mensaje de la Iglesia y defender la familia cristiana como transmisora de vida.  

  
En este sentido, el cardenal arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal Española, Antonio María Rouco Varela, ha destacado durante la Homilía que las sociedades europeas, además de sufrir el "drama" de los parados, se ven afectadas por la práctica "permisiva" del aborto, la "banalización" del respeto a la vida con la eutanasia "hasta extremos insospechados", las rupturas y distancias paternas en las que crecen y se educan algunos niños y jóvenes y el "endurecimiento" ante el dolor de los vecinos y conciudadanos.    


El cardenal Rouco ha indicado que si se quiere construir una sociedad "libre, justa y solidaria" no se puede "ignorar" a la familia ni prescindir del matrimonio pues, según ha explicado, cuando se cuestiona o se niega la verdad de esta, las consecuencias negativas no se hacen esperar". Por ejemplo, ha lamentado que en la sociedad actual, los niños y jóvenes crecen "desconfiados y desconcertados" en un ambiente de separaciones y distancias paternas.    


En cuanto a las causas, ha remarcado que tienen que ver, más allá de "la acción económica, social y política", con "la recta formación de la conciencia y el reconocimiento de la ley natural", que, en el fondo, según ha señalado el cardenal, tienen que ver con la familia. Por todo ello, ha llamado a las familias a ser los "signos e instrumentos imprescindibles de la esperanza para Europa".    


De hecho, ha afirmado que la Iglesia necesita de las familias como siempre pero, especialmente, "hoy, con una nueva, grave e inaplazable urgencia" para poder ser evangelizada y para evangelizar. 


La jornada ha dado comienzo a las 10,00 horas, aunque algunas familias tuvieron que partir desde sus destinos de madrugada o incluso hace días. Así, un miembro del grupo de Comunión Neocatecumenal de Reino Unido formado por 30 personas, ha afirmado, en declaraciones a Europa Press, que la familia en España está sufriendo un "tremendo ataque" y que viajan desde Gran Bretaña porque consideran que la familia cristiana es "la única esperanza para Europa". Igualmente, tres hermanos procedentes de Munich (Alemania) han sido acogidos por una familia con la que han celebrado la Nochevieja.    
      
La Santa Misa que ha sido oficiada por el cardenal arzobispo de Madrid, junto a cinco obispos europeos y más de cincuenta españoles --entre ellos, los obispos auxiliares de Madrid, monseñor César Franco, monseñor Fidel Herráez y monseñor Juan Antonio Martínez Camino, el cardenal arzobispo de Barcelona, Lluis Martínez Sistach y el cardenal emérito de Sevilla, Carlos Amigo--.  


Concretamente, los obispos extranjeros han animado a las familias a tener "coraje" frente a todo aquello que las "destruye" y han defendido el amor entre hombre y mujer para que, por medio del sacramento del matrimonio, transmitan la vida y la fe.    


Así, el arzobispo de Avignon (Francia), monseñor Jean Pierre Cattenoz, ha instado a enfrentarse a la "cultura de la muerte" y a tener el "coraje de decir no a lo que ataca y desfigura" la familia, a la introducción "insidiosa" de la teoría de género, al rechazo del don de la vida, al matrimonio homosexual, al derecho a abortar y a la eutanasia "rampante".


A este discurso le han seguido los del obispo de Roermon (Holanda), monseñor Franciscus Jozef Maria Wertz, el presidente del Consejo Pontificio para la Familia, de la Santa Sede, el cardenal Ennio Antonelli, y el obispo de Siedlc (Polonia), monseñor Zbigniervw Kiernikowski.


BENDICIÓN DESDE ROMA


Tras el rezo del Ángelus, el Papa, en un mensaje que ha sido retransmitido a través de una pantalla gigante situada en la Plaza de Colón, ha invitado a las familias cristianas de España a "ser fuertes en el amor y a contemplar con humildad el Misterio de la Navidad" que se convierte en "escuela de vida familiar y fraterna" y ha pedido para que la Sagrada Familia de Nazareth sea el ejemplo de cada familia cristiana como "auténtico santuario de fidelidad, respeto y comprensión".    


El Pontífice ha recordado que en el hogar cristiano "también se transmite la fe, se fortalece la esperanza y se enardece la caridad" y ha pedido la protección de todas familias "particularmente de las que se encuentran en dificultad o están probadas por la incomprensión y la división".


LOS ATENTADOS A LOS CRISTIANOS OFENDEN A DIOS Y A LA HUMANIDAD


Por otra parte, el Papa ha recordado el atentado perpetrado contra la comunidad cristiana copta en Alejandría, que ha causado 21 fallecidos y ha señalado que "esta estrategia de violencia" que tiene como objetivo a los cristianos "ofende a Dios y a la humanidad entera". Además, se ha referido a la comunidad cristiana perseguida en Irak y a los 23 operadores pastorales asesinados por su fe en el año 2010 y ha asegurado que estos atentados "tiene consecuencias sobre toda la población".    


Toda la celebración estuvo amenizada por un coro que interpretó villancicos junto al altar, que ha estado ubicado mirando hacia la calle Génova y presidido por una cruz de 20 metros cuadrados y por un Belén rodeado de niños. Al concluir la Eucaristía, el niño Jesús ha sido adorado por los Reyes Magos que han entrado en la Plaza de Colón montados sobre sus camellos.    


Además, los organizadores de la Misa de las Familias han dispuesto este año un confesionario en la puerta de la Biblioteca Nacional, una zona de lactancia para las madres que necesitaran alimentar a sus hijos, así como capillas móviles para comulgar al final de la Misa. En cualquier caso, durante el tiempo de la comunión 300 ministros --sacerdotes y seminaristas-- también han dado la Sagrada Forma a los fieles.

Fuentes: El Mundo /ABC/ Europa Press

No hay comentarios:

Publicar un comentario