viernes, 24 de diciembre de 2010

CRISTIANOS DE IRAK HUYEN CON SU CERTIFICADO DE BAUTISMO























Las iglesias iraquíes han decidido cancelar este año los festejos de Navidad, debido a la situación de inseguridad tras los últimos atentados contra cristianos en Bagdad, dijo a Efe el jefe de los obispos caldeos en Kirkuk, Louis Sako.


"Los jefes de las comunidades cristianas en Irak se reunieron hace dos semanas y decidieron anular todo tipo de festejos de la Navidad como colgar decoraciones, hacer fiestas, recibir a visitantes o repartir los regalos de Papa Noel tras el atentado contra la iglesia de Sayida An-Nayá (Señora del Socorro) en Bagdad y la continuación de los ataques contra cristianos", explicó Sako.


El pasado 31 de octubre, al menos 58 personas, la mayoría mujeres y niños, murieron en la iglesia de Sayida An-Nayá, en el barrio bagdadí de Al Karrada, en un ataque armado y la posterior operación para liberar a los rehenes retenidos en el interior del templo.


Coincidiendo con el ataque contra la iglesia de Bagdad, Al Qaeda en Irak, que se responsabilizó de la agresión, amenazó con matar a los cristianos allá donde estén y exigió a la Iglesia egipcia la liberación de varias mujeres supuestamente convertidas al islam y que la Iglesia mantiene retenidas.


En una entrevista telefónica, el obispo destacó, además, que han sido canceladas las celebraciones de la noche de Navidad "por primera vez en Kirkuk, y sólo se van a hacer oraciones durante las horas de la mañana".


Sako aseguró que no hay "garantías" para la protección de los cristianos, ya que la situación de seguridad todavía es frágil.


Además, comentó que era posible proteger a los cristianos dentro de los templos, pero no fuera.


Según el prelado, muchas familias cristianas en Irak están tristes por la pérdida de alguno de sus miembros en ataques o por el temor a más agresiones contra ellos.


En los últimos días, algunas informaciones publicadas por los medios de comunicación iraquíes relacionaron la anulación de los festejos de la Navidad con nuevas amenazas de Al Qaeda, publicadas esta semana por paginas web islamistas.


Sin embargo, Sako aseguró que la decisión fue tomada antes de que se conocieran las últimas amenazas del grupo terrorista.


En un reciente comunicado difundido por internet, el llamado Estado Islámico de Irak, dirigido por Al Qaeda en este país, reiteró que sus exigencias de liberar a las supuestas conversas retenidas por las autoridades eclesiásticas egipcias "son verdaderas y justas".


"Ha pasado más de un mes desde el incidente de la iglesia en el barrio de Al Karrada en Bagdad y ha quedado muy claro para nosotros que habéis leído mal el mensaje, os habéis comportado de una manera equivocada", expresó el grupo en la nota.


Además, la nota advirtió de una "guerra a largo plazo" contra los cristianos, en caso de que estos continúen desoyendo las exigencias de esta organización terrorista.


«Nos vamos. No podemos más, esto es inaguantable». Nidal Iset observa con lágrimas en los ojos lo que queda de su casa. «Esto era un auténtico museo», lamenta mientras pasea por las salas vacías de una vivienda de cuatrocientos metros cuadrados en el barrio de Al Dora de Bagdad, una zona especialmente peligrosa para los cristianos debido a la fuerte presencia de miembros de Al Qaida, lo que también ha obligado a emigrar a muchos vecinos musulmanes hartos de la violencia. El jardín está recién cortado y los últimos frutos del naranjo se han recogido en una bandeja de latón, uno de los pocos enseres que los vecinos no se han llevado, de momento. Desde que el pasado 31 de octubre un comando yihadista asaltó la iglesia de Nuestra Señora de la Salvación y mató a 58 personas en el centro de la capital, los cristianos huyen de forma masiva.
«La Navidad es un tiempo de esperanza y paz, pero no para nosotros», sentencia Abdulá Hermiz Al Noulafi, director de la Oficina de Bienes Cristianos y de Otras Religiones. Hasta su oficina llegan los datos de los cristianos de la capital que piden sus certificados de bautismo para poder huir al norte o al extranjero y acreditar su condición de cristianos.

En el Ministerio del Interior afirman: «Dedicamos más recursos a la defensa de los cristianos que a cualquier otro grupo, pero no podemos poner un agente en cada casa, es imposible».
Al problema de la violencia entre religiones, la activista de los derechos humanos Hana Edward añade el de «las mafias que aprovechan el pánico de la comunidad para amenazar y robar en sus casas». Esas mafias asesinaron a cuchillazos, a comienzos de diciembre, a un matrimonio cristiano que acababa de vender su casa y estaba ultimando los detalles para instalarse en el Kurdistán. Una cinta plástica con el lema «No pasar» cierra hoy su casa. Los vecinos miran desde las ventanas, pero nadie quiere hablar del tema. Solo uno se acerca al extranjero, para asegurar que se trató de «simples ladrones, aquí hemos vivido cristianos y musulmanes juntos durante décadas».
El caso de Nidal es el de cientos de familias de Bagdad. Familias como la de los Antuan, vecinos en Al Dora, que desde hace cuatro semanas viven refugiados en casa de un pariente después de que una bomba destrozara su casa. El matrimonio y sus dos hijos están pensando en seguir los pasos del resto de la comunidad cristiana del barrio y poner rumbo al norte.


Los cristianos iraquíes están divididos en catorce comunidades diferentes, con iglesias católicas, ortodoxas y protestantes, y varios responsables consultados aseguran que antes de 2003 eran aproximadamente 1.200.000 personas, una cifra que en la actualidad los más optimistas rebajan al medio millón.

Fuentes: Efe/Religión Libertad/Observador

No hay comentarios:

Publicar un comentario