viernes, 6 de mayo de 2011

UN MILAGRO OLVIDADO ENTRE MATORRALES





Durante las vacaciones de Semana Santa, buscando un oasis de paz y espiritualidad, camino del Convento de Santo Domingo de Escala Coeli, situado a tan sólo 7 kms. de Córdoba y fundado por San Álvaro de Córdoba en 1423, encontramos casualmente en una curva de la carretera un momumento casi ahogado por matorrales.  Nos picó la curiosidad. Aparcamos el coche, nos acercamos al monumento, leímos la inscripción y nos llevamos una increible sorpresa.    


El texto que hay inscrito dice: "AQUÍ SE APARECIÓ NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO EN FORMA DE MENDIGO A SU SIERVO SAN ALVARO. CÓRDOBA, A SU HIJO ILUSTRE. 20 DE ABRIL DE 1914"


Resulta que San Álvaro, al regreso de un viaje a Tierra Santa, eligió el lugar más parecido a la orografía de Jerusalén para hacer el convento y crear a su alrededor el que sería el primer Vía Crucis de Occidente. Es por ello que funda numerosas ermitas en sus alrededores.  Según cuenta la tradición San Álvaro subía y bajaba de rodillas rezando a la Cueva de Getsemaní (hoy en día llamada Ermita de San Álvaro). También quiso reflejar el Monte Calvario (al sur del convento) con sus tres cruces (hoy en día reconstruidas), Monte donde Jesús fue crucificado.


Volviendo al monumento que nos encontramos en la carretera, lo que se recuerda es un milagro que se atribuye a la vida de San Álvaro de Córdoba y que se ralata así:

"Venía Álvaro de su labor evangelizadora en la ciudad, cuando encontró en el suelo a un mendigo moribundo y hambriento al que invitó que le acompañara al convento. Éste al no poder ni levantarse, hizo que el fraile lo tapase con su capa y se lo echase a hombros. LLegando a la portería del santuario descubre que lo que llevaba a sus hombros es el mismo Cristo Crucificado, el mismo que según la tradición se venera aún hoy, en la iglesia del convento."


Alguien, hace ya casi cien años, tuvo la loable iniciativa de colocar en el lugar de la aparición de Nuestro Señor Jesucristo un monumento.  Esperemos que la Diócesis de Córdoba tome interés por el asunto y haga lo posible por dar al monumento la presencia que merece.


Os dejamos las fotos que tomamos y os invitamos a que visitéis el lugar.  ¡Maravillosa e inolvidable Vigilia Pascual! 














No hay comentarios:

Publicar un comentario