viernes, 30 de marzo de 2012

¿CONOCES EL CAMINO IGNACIANO?














EL CAMINO DE SAN IGNACIO DE LOYOLA

Ignacio de Loyola abandonó la localidad gipuzcuana de Azpeitia a finales de enero o principios de febrero de 1522 y llegó al santuario de Monserrat el 21 de marzo. Esta peregrinación fue el primer paso de un largo viaje que tenía como meta alcanzar Jerusalén. A la ciudad santa, llegaría un año después. Antes, el fundador de la Compañía de Jesús permaneció diez meses en una cueva en Manresa, localidad cercana al monasterio benedictino catalán.

Un periodo de tiempo vital en su experiencia religiosa. El santo fundador retirándose como un ermitaño y haciendo vida ascética, escribió allí sus Ejercicios Espirituales. Ahora, un pequeño grupo de laicos y jesuitas ha puesto en marcha el Camino Ignaciano siguiendo el recorrido que el religioso vasco realizó en 1522. "Las circunstancias de hoy son perfectas para recrear este Camino y convertirlo en un tesoro vivo para millones de personas, para beneficio de sus vidas”, han explicado los promotores de la idea.

El Camino discurre a lo largo de 650 kilómetros y está dividido en 27 etapas, que atraviesan Euskadi, La Rioja, Navarra, Aragón y Cataluña. "Se trata de una nueva oferta de ocio dirigida a todas las personas que quieran experimentar un turismo no consumista, reflexivo y de búsqueda espiritual", afirmó en la presentación del proyecto Josep Lluís Iriberri, representante de la provincia jesuítica Tarraconense.

Manresa y las huellas ignacianas

La página web Camino ignaciano reúne todos los aspectos relacionados con la iniciativa y su origen. También alberga una pequeña biografía de Ignacio de Loyola y, por supuesto, las etapas de este Camino, el alojamiento y una propuesta de "meditación personal" para cada jornada del recorrido.

Tanta actividad no es casualidad. De aquí a diez años, el 25 de marzo de 2022 se celebrarán los 500 años de esta peregrinación y de la estancia en Manresa, de aquel noble guerrero, Íñigo López de Recalde, que vivió una fuerte experiencia espiritual que lo llevó a dejar el arte de la batalla para escribir sus 'Ejercicios espirituales' que se han convertido en todo un referente para la comunidad jesuita mundial.

La capital del Bages está impregnada de la huella de San Ignacio. Su estancia en Manresa fue intensa. Aún quedan en pie el hospital donde se recuperó de una enfermedad; la casa de la familia noble de los Amigant, que dieron cobijo al santo; el conocido Pou de la Gallina, donde se produjo uno de los milagros más comentados del santo salvando la gallina de una niña que se había ahogado en el pozo. Pero de todas, la huella más evidente es la cueva natural que sirvió a San Ignacio de cobijo y de espacio de reflexión y en la que se considera que escribió sus Ejercicios.

Hace poco, un excursionista descubrió unas inscripciones religiosas en la entrada de una cueva, grande y profunda, que se encuentra situada al otro lado del río en referencia a donde se halla el edificio neoclásico de la Cueva de San Ignacio de Loyola. El jesuita Xavier Malloni y el gerente de la Fundació La Cova, Pol Valero, tras una primera inspección ocular de las inscripciones dijeron que “tienen un claro sentido religioso e ignaciano, aunque con la primera inspección no podemos saber en qué época fueron hechas”. Los símbolos son claros: un crismón, un símbolo en forma de pez, un típico signo ignaciano AMDG (A mayor Gloria de Dios) y un cuadrado “que a simple vista es más difícil de identificar su sentido”.

Centro de diálogo universal

Con el objetivo de hacer visible la huella de San Ignacio en Manresa, en preparación del aniversario, la comunidad jesuita ha decidido crear la Fundació La Cova, que ya está trabajando para convertir este edificio en "un gran centro internacional de espiritualidad “un centro de espiritualidad es un lugar de silencio para encontrarte contigo mismo y con Dios". El gerente de la Fundació afirma que en este centro de espiritualidad. Según las previsiones de los impulsores del Camino ignaciano “que está inspirado en el de Santiago”, se espera que en 10 años se puedan acoger hasta 100.000 peregrinos. Actualmente las dependencias de La Cova en Manresa reciben una media de 5.000 personas cada año lo que representa más de 10.000 pernoctaciones en el centro de espiritualidad, mientras que el santuario es visitado por una media de 30.000 personas anuales de distintos países del mundo. (ER RV)





ENLACE A: CAMINOIGNACIANO.ORG



.

No hay comentarios:

Publicar un comentario