lunes, 21 de febrero de 2011

EL ARZOBISPO DE DUBLIN Y EL CARDENAL O'MALLEY SE ARRODILLAN Y LAVAN LOS PIES A VÍCTIMAS DE ABUSOS














El arzobispo de Dublín lavó el domingo los pies de varias víctimas de abusos sexuales por parte del clero, en uno de los actos de contrición más destacados en el seno de la Iglesia católica irlandesa, donde se dieron abusos frecuentes de niños.


El Arzobispo de Dublín, Diarmuid Martin, y el Cardenal Sean O'Malley, de Boston, que fue enviado a Irlanda por el Vaticano para estudiar la respuesta de la archidiócesis dublinesa a los abusos, se postraron frente a un altar de piedra vacío al principio del servicio.


Luego invitaron a cinco mujeres y tres varones víctimas de los abusos al altar, donde se arrodillaron y les lavaron los pies, un gesto que en el catolicismo se considera de humildad.


Tres de las víctimas se agarraron las manos y sollozaron mientras Martin les echaba agua en los pies y O'Malley se los secó con una toalla.


"Hoy fue un día de liberación para mí", dijo una de las víctimas de abusos, de 63 años, que no quiso dar su nombre. "Nunca pensé que viviría para ver este día, cuando la Iglesia admitiera plenamente el horror que se vivía en su seno".

No hay comentarios:

Publicar un comentario