lunes, 7 de febrero de 2011

RECORRERÁN 600 KM A PIE PARA ASISTIR A LA JORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD 2011













El Padre Ferrán Lorda, cura diocesano de la Parroquia de Santa Teresa del niño Jesús en Barcelona, España,  trabaja con un próspero grupo de jóvenes que caminarán unos 600 kilómetros desde Barcelona a Madrid para asistir a la Jornada Mundial de la Juventud en agosto.


“¡Todo empezó como una broma!”.

Un grupo de su parroquia realizó el peregrinaje a la Jornada mundial de la Juventud de Sídney en 2008. “Fue un esfuerzo enorme por lo lejos que estaba y por lo caro que fue el viaje ya que nos quedamos un mes entero. Pero lo hicimos” afirmó el padre. Al final de la Misa de Clausura, cuando el Papa anunció que la próxima Jornada Mundial de la Juventud sería en Madrid, el grupo se colmó de júbilo. En ese momento se dieron cuenta de que si habían hecho tan enorme esfuerzo para llegar a Sídney no había duda de que asistirían al evento en Madrid. Eso sería mucho más fácil que los esfuerzos realizados para llegar a Sídney.


Alguien bromeó sobre el hecho de que si iban andando desde Barcelona, sería tan difícil llegar a Madrid como lo fue hacerlo a Sídney. Esta broma se convirtió en una idea más formal y la mayoría de los peregrinos hablaron sobre ella, la mayoría seriamente, sobre caminar hasta la Jornada Mundial de la Juventud 2011.


Probaron la idea en 2009, cuando hicieron una peregrinación a Santiago de Compostela desde Oporto, unos 390 kilómetros. El padre Lorda dijo: “Vimos que los niños podían hacerlo, podían soportarlo y tenían resistencia para ello”.
Este verano, un grupo de 120 jóvenes se calzarán sus botas el próximo 23 de julio para llegar a Madrid el 18 de agosto. El camino tiene tres propósitos: “el primero es el crecimiento personal de estos jóvenes; en segundo lugar, dar testimonio de Cristo en el mundo; y el tercero es social, ya que también estamos consiguiendo dinero para un proyecto concreto, ayudar a la construcción de un colegio en Burkina Faso” afirmó el padre Lorda.

En Zaragoza, el grupo se unirá con sus padres y juntos pasarán el día celebrándolo en familia.


“Queremos dar a conocer que la Jornada Mundial de la Juventud toca a la familia entera. Los padres sacrifican buena parte de su tiempo con sus hijos para dejarles marchar a la JMJ, el hermano más pequeño ve a los hermanos mayores prepararse y después partir al evento. Nosotros queremos celebrar la familia por los esfuerzos que ellos hacen por nosotros” aseveró el padre Lorda.

Padres y niños se reunirán de nuevo en Barajas, a las afueras de Madrid, y harán el tramo final de la peregrinación juntos.



FALTAN 189 DÍAS

No hay comentarios:

Publicar un comentario