viernes, 19 de agosto de 2011

LOS ANTICATÓLICOS ESTÁN PROVOCANDO NUEVOS INCIDENTES EN MADRID














La marcha que recorre las calles del centro de Madrid se acerca ya a las dos horas y media sin llevar ningún rumbo concreto y con los manifestantes 'jugando al ratón y al gato' con los efectivos de la Policía Nacional, que se han desplegado a la carrera en varias ocasiones dispersando momentáneamente el recorrido de los participantes en la protesta.


   Uno de los momentos de mayor tensión se ha producido al filo de las 22.00 horas, cuando a la puerta de un bar de la calle Postas se ha producido un encontronazo entre jóvenes peregrinos de la JMJ y algunos de los 'indignados' que han participado en la marcha. Después de algunos insultos se han personado miembros de la Policía y rápidamente los manifestantes han salido corriendo.


   La marcha ha comenzado cerca de las 20.30 horas con la intención inicial de los participantes de llegar a la Puerta del Sol. Con lemas como 'Delegada dimisión' o 'Ni Dios nos representa' y con una pancarta en la que se podía leer en inglés cómo protestaban contra la "brutalidad policial" han ido subiendo a buen ritmo por la calle Atocha.


   La Policía les esperaba en la plaza de Jacinto Benavente. Al llegar cerca de allí y darse cuenta del despliegue de efectivos, la cabecera de la manifestación se ha desviado por una de las calles perpendiculares hasta llegar a la plaza de Tirso de Molina. Lejos de parar, la marcha ha continuado hasta llegar a La Latina y ha bordeado la plaza Mayor, donde se ha producido un primer encontronazo con la Policía, que impedía el paso hacia sol por la calle Mayor.


   Los manifestantes han seguido entonces hacia el Palacio de Oriente, con algunos gritos al pasar por delante de la catedral de la Almudena. Ha sido minutos después cuando se ha producido un primer despliegue policial a la carrera, lo que ha provocado un primer momento de alta tensión, ya que decenas de los manifestantes han salido corriendo. Justo en ese momento, la plaza se ha quedado sin iluminación y se ha levantado una polvareda fruto de las carreras.


   El tono de la protesta ha subido a partir de ese momento y la marcha ha continuado por la plaza de Ópera con dirección, nuevamente, a la Puerta del Sol. Allí, los 'indignados' han continuado hacia el kilómetro cero por la calle Arenal, pero al llegar a la plaza, la Policía se lo ha impedido. Han subido entonces por la travesía de Arenal y ha sido allí donde se ha producido el mencionado encontronazo con miembros de la JMJ.


   Los participantes de la marcha, unos 2.000 en sus momentos más álgidos, han continuado recorrido sin llevar rumbo alguno y sin tener ninguna intención de dar por terminada la protesta, siendo totalmente imposible que accedieran a Sol ya que todas las vías por las que es posible entrar estaban completamente 'tomadas' por la Policía.


   La protesta ha provocado también importantes alteraciones en el tráfico por el centro de Madrid, si bien los manifestantes han tratado de obstaculizar lo menos posible el paso de los vehículos por la zona.


*********************************************************

Lombardi quita importancia a las protestas contra la JMJ en Madrid



Lo califica como un “fenómeno marginal” que no afecta al normal desarrollo



El portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi, se refirió a las marchas de protesta contra la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud que tuvieron lugar en la Puerta del Sol el miércoles y el jueves por la noche, como un “fenómeno marginal” dentro de la Jornada Mundial de la Juventud, que no afecta a su celebración.



“La Iglesia está a favor de la libertad de expresión” y que “puedan expresarse opiniones distintas”, si bien que esto se realice “de forma respetuosa y correcta”, afirmó el portavoz vaticano durante la rueda de prensa celebrada hoy en el Palacio de Congresos de Madrid.



Respecto a los momentos de tensión vividos entre la noche del miércoles y la del jueves en la Puerta del Sol, entre grupos de manifestantes y peregrinos, precisó se trata de fenómenos “desagradables”, pero con todo, “dentro de la marginalidad” y que el mantenimiento del orden público es una responsabilidad de las autoridades.



Además, manifestó que no existe preocupación, por parte de la Santa Sede, de que estas protestas afecten al normal desarrollo de la Jornada.



No son “indignados”


Por su parte, el jefe de la organización de la JMJ, Yago de la Cierva, explicó que dentro de las protestas es necesario distinguir entre dos grupos distintos: el movimiento 15-M, también llamados “indignados”, y el grupo “laicista”.



Respecto al primero, precisó, el origen de la protesta “no ha sido la JMJ en sí, sino la destinación de fondos públicos a la misma”, punto que desde la organización de la Jornada “les aclaramos oportunamente, pues no es cierto que haya financiación pública”.



Otra cuestión es la “contramanifestación” convocada por elementos laicistas, sobre la que reiteró que el mantenimiento del orden público “no es responsabilidad de la organización de la JMJ”.



Sin embargo, De la Cierva restó trascendencia a las protestas, afirmando que en un cuadro “son necesarias las sombras para que se aprecie la luz”.



“El mundo ha podido ver, a través de las cámaras de televisión, la forma de comportarse de unos y de otros, la propuesta de vida de unos y otros. La decisión de cual es la que se prefiere depende de cada uno”, reiteró.


No hay comentarios:

Publicar un comentario