miércoles, 31 de agosto de 2011

SACERDOTES AUSTRÍACOS DESAFÍAN A LA IGLESIA CATÓLICA


El líder disidente, Rev. Helmut Schüller 


Los sacerdotes austríacos disidentes que desafían a la Iglesia Católica pidiendo que se permitan matrimonios en el clero, ordenar sacerdotisas y otras reformas cuentan con un amplio apoyo público, según una nueva encuesta sobre una disputa que podría cristalizar en destituciones.


Tres cuartas partes de los encuestados en el país tradicionalmente católico apoyaron el "Llamamiento a la Desobediencia" de los sacerdotes, un manifiesto que el cardenal de Viena, Christoph Schönborn, compara con un equipo de fútbol que se niega a jugar siguiendo las normas.


El desafío, apoyado abiertamente por 329 sacerdotes, amenaza con una división en la Iglesia austríaca semanas antes de la visita de Benedicto XVI a Alemania. El Papa, de 84 años, creció en la zona de Baviera, cerca de la frontera con Austria.





En lugar de simplemente apelar para solicitar reformas, los disidentes declararon que romperán las normas de la Iglesia al dar la comunión a protestantes y a católicos divorciados que se han vuelto a casar, o al permitir que los laicos prediquen y dirijan parroquias sin sacerdote.


Schönborn ha insinuado que podrían ser sancionados si no desisten en las próximas semanas. "Esto no puede seguir así", dijo al diario Der Standard de Viena. "Si alguien ha decidido seguir el camino de la disidencia, eso tiene consecuencias".


El líder disidente, el reverendo Helmut Schüller, que como vicario general de Viena fue segundo de Schönborn entre 1995 y 1999, ha asegurado que no tiene intención de ceder.


Dice que muchos sacerdotes ya están vulnerando las normas en silencio, a menudo con el conocimiento de sus obispos, y su campaña intenta forzar a la jerarquía a acordar un cambio. Cerca del 8 por ciento de los sacerdotes austríacos ha apoyado su movimiento.


Los católicos austríacos reformistas han desafiado repetidas veces las políticas conservadoras de Benedicto XVI y su predecesor Juan Pablo II en las últimas décadas, creando movimientos de base y defendiendo cambios que el Vaticano se niega a realizar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario