lunes, 30 de enero de 2012

AGRESIONES EN BARCELONA A LOS "DEFENSORES DE LA VIDA NACIENTE"



Un grupo de abortistas agredió e insultó a los cientos de participantes de una marcha pro-vida en Barcelona (España) el pasado 25 de enero en la habitual protesta por la realización de abortos en hospitales vinculados a la Iglesia Católica en Cataluña.

Según señala Tania Fernández, delegada de la plataforma pro-vida Derecho a Vivir (DAV) de Barcelona, en esta ocasión marcharon "bajo los gritos de un centenar de proabortistas y radicales, furiosos que no han cesado de gritar e insultar en todo momento".

Fernández relata que los promotores del aborto "viéndose impotentes ante la paz, alegría y tranquilidad que llevamos a pesar de sus gritos, blasfemias, majaderías, escupitajos y más, empezaron a tirarnos ‘piedras’ y objetos de los contenedores de basuras. Todo esto ha quedado plasmado en videos, y la Policía está al tanto".

En la nota titulada "Nuestra perseverancia por la Vida exaspera a los abortistas" publicada por Hazteoir.org, la líder pro-vida agradece la participación de los "’defensores’: madres, padres, hijos, tíos, abuelos, hermanos, nietos, amigos, etcétera, que una vez más estuvieron ahí dando testimonio por la vida".

Tras agradecer a la policía local por la protección brindada ante la arremetida de los abortistas y antes de convocar a la próxima marcha el 25 de febrero, Fernández destacó el testimonio del P. Custodio Ballester, que participó el lunes 23 de enero en la Marcha por la Vida que se realizó en Washington D.C. (Estados Unidos) que congregó a más de 400 mil personas y sobre la cual la prensa nuevamente se mantuvo en silencio.

El P. Ballester, un sacerdote que desde hace buen tiempo denuncia la realidad de los abortos en varios hospitales de Cataluña vinculados a varias diócesis de la Iglesia Católica, dijo de su experiencia que "en Washington, viendo la grandeza del pueblo provida, pensaba: ¡Barcelona no está sola! ¡No está sola! Tiene un vasto mundo de su lado".

El sacerdote afirma también que "esta guerra contra la muerte no se limita al triste territorio de nuestra ciudad, de nuestro país. Esta guerra no se decidió el día en que se aprobaron las leyes del aborto".

"Esta guerra –prosigue– no se decidió el día en que comenzaron a abortar en el Hospital de San Pablo, en San Juan de Dios, Granollers y Sant Celoni. Esta guerra no se decidió el día en el que los responsables eclesiásticos decidieron callar... Esta guerra es una guerra mundial".

El P. Ballester indicó luego que los pro-vida "podemos vencer en el futuro con una fuerza superior: la que nos dará el Señor de los ejércitos. El destino del mundo está en juego".

"Pase lo que pase –concluye– la llama de la resistencia no debe apagarse y no se apagará".









(ACI / EWTN NOTICIAS)

No hay comentarios:

Publicar un comentario