miércoles, 25 de enero de 2012

EL SACERDOTE CUSTODIO BALLESTER LLEVA SU LUCHA CONTRA EL ABORTO EN BARCELONA HASTA WASHINGTON













Reproducimos la crónica que ha remitido Álvaro Zulueta desde Washington, transmitiéndonos como vivió la delegación española de DAV esta March for Life:


IMPRESIONANTE. Hemos revivido esa sensación que tuvimos durante la semana de la JMJ en Madrid: las calles tomadas por multitud de grupos que asisten de los más diversos y remotos lugares a la Marcha por la Vida.

A primera hora, invitados por el Congreso de EE.UU. participamos en el Memorial por los no nacidos y sus padres y madres con ocasión de la Marcha por la Vida. Después de pasar los exhaustivos controles de seguridad, participamos en un acto entrañable, en Capitolio, el corazón donde se toman las decisiones políticas más importantes en EE.UU. En el acto no dejamos de contar con testimonios, como el de una entrañable anciana que nos contaba cómo ha sido detenida varias veces por manifestarse frente a los negocios  abortistas; cuando le expresé mi admiración, me contestó que" lo suyo es poco", comparado con lo de una amiga suya, que ronda los 85 años, quien tambiñen ha sido detenida repetidas veces, y "que se tatuó en la mano derecha las letras P, R y O, y en la mano izquierda las letras L, I, F y E, con el fin de seguir hacer llegar su mensaje cuando tuviera que presentar las manos a la policía para ser esposada o para ser tomaras las huellas dactilares". Este es el compromiso, el activismo y la positividad de quienes defendemos la mejor de las causas: el derecho a vivir.

En Marcha por la Vida

A la salida del acto, enfrente de la Corte de Justicia (lugar donde terminaba la Marcha), la contrarréplica abortista logró reunir a un grupo de unos 30 abortistas. Son aquellos a los que hoy, intentando vanamente silenciar el clamor de los cientos de miles de ciudadanos provida, algunos medios darán el protagonismo...Puede que los medios de comunicación sigan albergando a manipuladores, pero hay una realidad: ellos cada vez son menos y más viejos, y los provida cada vez más, muchos más y más jóvenes, algo que me recuerda aquel lamento -para nosotros, esperanza de victoria- que no lograron contener públicamente de los propios promotores del aborto: ¡Dios mío, son tantos y tan jóvenes!

Entusiasmo

Es precioso verles cada uno con sus colores, orgullosos de su grupo y todos unidos en un objetivo común. No hay uniformidad, desde la organización del acto se da completa libertad para que cada uno venga como quiera, e incluso se incentiva que vengan con sus distintivos para dar color a la marcha. 

Como DAV, íbamos en la cabecera la de Marcha; al llegar al punto final, fuimos viendo pasar frente a nosotros TODA la riada de gente de la Marcha. Pasar más de 3 horas seguidas viendo pasar gente (encima a un buen ritmo, está claro, es una “marcha”) y en estas avenidas tan anchas, da una muestra de las dimensiones colosales del número de asistentes. Nos íbamos encontrando con varios amigos, muchos españoles que se nos acercaban cuando nos localizaban por las banderas, y cantidad de grupos y asociaciones con los que intercambiamos contactos e impresiones. El más llamativo, uno de “moteros por la vida”. Un grupo de moteros, con sus camisetas macarras, barbas blancas y tatuajes, que se reúnen para ir en masa a los centros abortistas con sus Harleys Davidson para hacer notar con el rugido de sus motores, su rechazo a lo que está ocurriendo dentro de esas paredes.

Agotados tras la Marcha, pasamos por el hotel y nos cambiamos para ir a la Cena de la Rosa, gala que culmina todos los actos del fin de semana. Nuestro amigo Silvio Della Valle, nos invita a acompañarles en una mesa reservada a los pies de la cabecera. Una nueva gran ocasión para encontrase con todos los líderes provida, políticos y autoridades, con la satisfacción de celebrar y compartir esta clamoroso éxito cívico. (Texto: HazteOir.og)






1 comentario:

  1. Gracias Padre por la crónica y por su buen ejemplo. Y gracias a todos los Custodios de este santo blog.

    Un abrazo fraterno

    ResponderEliminar