sábado, 13 de agosto de 2011

¿CÓMO VESTIRSE PARA UN ENCUENTRO CON EL PAPA?





















Hay que respetar un protocolo preciso: vestido negro, manga larga y velo para las mujeres, frac para los hombres. ¿El vestido blanco? Sólo para las reinas católicas



El protocolo vaticano para las audiencias papales prevé, para las mujeres, mangas largas, vestidos formales negros y un velo en la cabeza. Sin embargo, desde los 80, las normas que rigen la indumentaria (frac para los hombres, vestido negro y velo para las mujeres) son menos vinculantes.

 
Para las mujeres, presentarse con la cabeza cubierta y con manga larga permanece como una obligación solo durante las audiencias privadas del Pontífice. La vestimenta femenina en la audiencia de San Pedro prevé un vestido de color y corte sobrio, preferiblemente obscuro. Al final de una ceremonia pontificia se procede al saludo del Papa. El vestido femenino puede ser negro, pero nada de escotes, falda sobre las rodillas ni brazos descubiertos.

 
Naturalmente, no hay que llevar joyas demasiado vistosas: está bien algo elegante y discreto, y, si se debe escoger , mejor algo de menos que algo de más. En general no hay que exagerar con los accesorios, que tienen que ser de un color poco llamativo. Sobre todo hay que recordad tener la cabeza cubierta con un velo. Y al dirigirse al Papa se usa la fórmula “Su Santidad”.

 
El privilegio d usar un vestido blanco durante la audiencia con el Papa constituye una concesión particular reservada sólo a las reinas católicas o a las esposas católicas de los reyes, a las que se les permite usar un vestido blanco en lugar del vestido protocolario de color negro. Actualmente el privilegio del blanco lo disfrutan la reina Sofía de España, la reina Paola de Bélgica, la reina Fabiola de Bélgica y la gran duquesa María Teresa de Luxemburgo, todas exponentes de monarquías católicas.
 

Durante la monarquía italiana, el privilegio se extendía a la reina de Italia. Incluso siendo católicos, el privilegio no se le concede a los principados de Mónaco y Liechtenstein. Las esposas de los presidentes de naciones no gozan del privilegio del blanco. Muchas líderes se han puesto el vestido negro durante las audiencias papales: ninguna de las dos presidentas irlandesas, Mary Robinson y Mary McAleese, usó ese color durante las audiencias con Juan Pablo II, mientras que la entonces primera dama rusa, Raissa Gorbaciova, usó durante la audiencia un vestido rojo. Cherie Blair, esposa del e-primer ministro del Reino Unido, Tony Blair, despertó diversas polémicas al ponerse un vestido blanco durante la audiencia con el papa Benedicto XVI en 2006.







V.I./Giacomo GaleazziRoma

No hay comentarios:

Publicar un comentario