jueves, 11 de agosto de 2011

EXPOSICIÓN "ESPECIAL" DE PINTURA RELIGIOSA EN EL MUSEO THYSSEN DE MADRID











El Museo Thyssen recibe a los peregrinos de JMJ con una muestra de arte sacro


El Museo Thyssen ha decidido colaborar con la visita del Papa a Madrid dando la bienvenida a los peregrinos con una muestra de pintura religiosa, una selección de los fondos del museo especialmente diseñada bajo el título de "Encuentros" que se pone estos días a disposición del público de forma gratuita.

El cardenal Antonio María Rouco Varela, arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal Española, ha visitado hoy la exposición, acompañado por la baronesa Carmen Thyssen-Bornemisza y por la comisaria de la muestra Mar Borobia, jefa de conservación de Pintura Antigua del Museo.

La exposición ilustra momentos de la vida de Cristo, desde su infancia hasta las apariciones después de su muerte, e incluye piezas destacadas de la colección de Pintura Antigua del Museo realizadas por algunos de los más importantes artistas de los siglos XIV a XVIII, como "Jesús entre los doctores" de Alberto Durero.

En opinión del cardenal Rouco, la exposición "es un gran acierto" en sí misma y también como colaboración a la Jornada Mundial de la Juventud.

"Los jóvenes van a gozar mucho con esta exposición, que refleja lo que significa encontrarse con el Señor. Además, al final del recorrido, muy sintético y muy hondo, de contenido y de significado, -ha considerado el cardenal-, se puede ver desde el balcón de la sala "El juicio final", de Tintoretto, que es el último encuentro con el Señor".

El cardenal ha destacado la temática y la belleza de los cuadros, "excepcionalmente bien" elegidos, en su opinión, que "cualquiera, sea o no creyente -ha dicho Rouco-, puede contemplar y saborear".

El cardenal ha rechazado pronunciarse sobre ninguna otra cuestión que no tuviera que ver con la exposición, a pesar de los requerimientos de los periodistas.

Minutos antes de recibir al cardenal, la baronesa comentó que el museo se siente "muy orgulloso" de colaborar en "la gran visita del Papa: todo son preparativos", ha dicho.

Carmen Cervera ha añadido asimismo que el museo "está preparado" para recibir "a mucha gente".

Se trata de nueve cuadros más "El juicio final" de Tintoretto, que está siempre situado al fondo del hall de entrada del museo, que forman parte de la colección de la baronesa, que se han situado en la sala Balcón-Mirador de la primera planta.

Durero abre la muestra y, frente a éste, "La cena de Emaús", de Matthias Stom, y "La vocación de san Mateo", de Marinus van Reymerswaele.

Además, se han elegido "Cristo en la tempestad del mar de Galilea", de Jan Brueghel I; "Cristo y la samaritana", de Duccio di Buoninsegna; "Cristo y la mujer adúltera", de Aert de Gelder; "Jesús y la samaritana", de Il Guercino, y dos piezas de Giovanni Paolo Panini: "La expulsión de los mercaderes del templo" y "La piscina probática", ambas de 1724.

El museo cuenta con otros ocho cuadros de su colección permanente que muestran pasajes de la vida de Cristo y que se pueden contemplar en sus localizaciones habituales, como "La Piedad", de José de Ribera, "Cristo en la cruz" de Anton van Dyck, o el "Cristo abrazado a la cruz", de El Greco.






La Razón

No hay comentarios:

Publicar un comentario