miércoles, 17 de agosto de 2011

SOR TERESITA ROMPERÁ SU CLAUSURA DE 84 AÑOS EL PRÓXIMO SÁBADO
















La religiosa Sor Teresita, de 103 años, romperá su clausura de 84 años por un día para acudir a la audiencia con el Pontífice, que tendrá lugar durante la tarde del próximo sábado.



La monja española con el récord mundial de clausura, Sor Teresita, del Convento de la Madre de Dios de Buenafuente del Sistal (Guadalajara), saludará al Papa Benedicto XVI este sábado en la Nunciatura Apostólica de Madrid por invitación del Santo Padre, con motivo de su visita a España en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), según han indicado fuentes del monasterio.


El nuncio apostólico en España, monseñor Renzo Fratini, envió la invitación al monasterio en nombre del Santo Padre. "En nombre de Su Santidad Benedicto XVI, su excelencia monseñor Renzo Fratini tiene el honor de invitar a la hermana Valeriana Barajuén para saludar al Santo Padre en la Nunciatura Apostólica", reza la misiva.


Aunque en un principio el encuentro de la religiosa española con el Pontífice iba a celebrarse el viernes durante una misa privada en la capilla de la Nunciatura, finalmente tendrá lugar el sábado por ser la eucaristía del viernes a una hora demasiado temprana para una persona de 103 años.


Las mismas fuentes han apuntado que la religiosa se encuentra "muy agradecida al Santo Padre" por esta invitación, aunque asegura que ella no ha pedido nada. En cualquier caso, Sor Teresita repite, a tres días de ver al Papa, que ella está "en el corazón de la Virgen y si la Virgen lo quiere, ella lo quiere".


Sor Teresita pertenece a la orden del Císter y ha sido durante más de 20 años superiora de su comunidad religiosa. Es española nacida en Foronda (Alava) y ha participado con otras nueve monjas de clausura en un libro titulado '¿Qué hace una chica como tú en un sitio como éste?' (Libros Libres) del autor Jesús García.


Precisamente, el día que nació Benedicto XVI fue el que Sor Teresita ingresó en el Convento Cisterciense de Buenafuente. "Me dio miedo entrar. Pero el Señor me ayudó. No sabía nada de monjas, pero El y Santa Teresita me ayudaron y entre ellos se las arreglaron para que no me acobardara", explica.








La Gaceta

No hay comentarios:

Publicar un comentario