jueves, 8 de diciembre de 2011

PROFANACIÓN DE LA CATEDRAL DEL SANTÍSIMO SALVADOR DE BAYAMO EN CUBA

















Bayamo (Cuba), 7 de diciembre de 2011

Una solemne celebración eucarística como desagravio tras la profanación de la Santa Iglesia Catedral del Santísimo Salvador de Bayamo y el robo del Santísimo Sacramento aconteció anoche en el citado recinto, ubicado en el centro histórico de Bayamo, ciudad capital de la suroriental provincia cubana de Granma.


La ceremonia, con un marcado carácter penitencial, inició en el exterior del templo, totalmente en penumbras, donde Mons. Álvaro Beyra Luarca, obispo de Bayamo-Manzanillo, imploró el perdón de Dios por la ofensa cometida e invitó a los fieles a entrar procesionalmente a la iglesia cantando las Letanías de los Santos. Seguidamente asperjó con agua bendita a la comunidad cristiana, el altar, los muros del templo y las capillas del Santísimo Sacramento y de Ntra. Sra. de los Dolores.Mons. Beyra Luarca explicó en la homilía que toda ofensa a Dios frustra su Plan de Salvación para el género humano, nos aleja de su presencia, rompe con su amistad…, y afirmó que en este caso particular se ha atentado contra Aquel que quiso quedarse con nosotros en la Eucaristía para ser compañero de camino, privándosenos de su presencia, de su amistad.


Exhortó, asimismo, a sacar experiencias positivas de este lamentable suceso que consterna a todos en pos de acrecentar nuestro amor a Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar.


Después de la homilía se iluminó el templo; se vistió, adornó con flores y cirios encendidos e incensó el altar donde nuevamente volvieron a escucharse las palabras del Señor: Tomen y coman… esto es mi Cuerpo… Tomen y beban… Esta es mi Sangre…


A punto de concluir la ceremonia, Mons. Beyra Luarca, acompañado por el padre Juan Elizalde Piñera, párroco de la Catedral, llevó bajo palio y en procesión, el Santísimo Sacramento hasta el sagrario, mientras el coro interpretaba el himno que resume el sentimiento de la Iglesia: ¡Gloria a Cristo Jesús, cielos y tierra bendecid al Señor! ¡Honor y gloria a Ti, Rey de la Gloria! ¡Amor por siempre a Ti, Dios del Amor!


EL HECHO

En la madrugada del jueves primero de diciembre último fue profanada la Santa Iglesia Catedral del Santísimo Salvador de Bayamo, violentado su Sagrario y robado el copón con el Santísimo Sacramento del Altar.

También fueron forzadas y saqueadas dos alcancías con las ofrendas monetarias de los fieles y sustraído un jarrón de porcelana del Siglo XIX y otros objetos litúrgicos pertenecientes a la Capilla de Nuestra Señora de los Dolores, anexa a la Catedral.


De inmediato acudieron al templo las autoridades competentes que en estos momentos investigan el suceso.


LA CATEDRAL


Emblemática por su historia, reliquia de la arquitectura colonial, y vinculada a importantes sucesos políticos de Cuba, la Catedral del Santísimo Salvador de Bayamo es, además de una ermita espiritual, un monumento al patriotismo y la indómita voluntad de los hijos de la mayor isla de las Antillas.
 
 
Su construcción comenzó en 1516, al año siguiente se ofició la primera misa, y constituye el principal templo católico de la urbe homónima, segunda villa fundada por los conquistadores españoles en el país - el cinco de noviembre de 1513-, y actual capital de la oriental provincia de Granma.
 
 
Declarada Parroquial Mayor en 1613, fue destruida por los terremotos que asolaron la localidad en 1551, 1624 y 1766; así como el incendio del 12 de enero de 1869, cuando los pobladores decidieron quemar su ciudad antes de doblegarla al dominio hispano.
 
 
Tras el siniestro, considerado uno de los hechos más trascendentales de los anales de la nación, solo quedó en pie la Capilla de Nuestra Señora de los Dolores, que pertenece a la Catedral y conserva elementos originales de las construcciones de la época colonial.
 
 
Sobreviviente además del sismo de 1766, el oratorio data de 1740, tiene entrada independiente, abarca 125 metros cuadrados, y posee un altar barroco tallado en madera laminada en oro, el cual se cree que entró a la Isla a través del comercio de contrabando.
 
 
Detrás de ese retablo existen pinturas monocromáticas alegóricas a la Pasión de Jesús, ubicadas por algunos especialistas entre los dibujos en muro más antiguos de la mayor de las Antillas.
 
 
Junto a las singularidades de la Capilla, la basílica atesora otras rarezas decorativas, entre ellas una pintura política que representa la ceremonia donde quedó bendecida, el ocho de noviembre de 1868, la bandera enarbolada en La Demajagua para empezar la primera guerra independentista del país.
 
 
En esa misma fecha, como parte del citado cortejo, el atrio de la iglesia fue escenario del estreno oficial, con coro y orquesta, de la marcha La Bayamesa, declarada posteriormente Himno Nacional de Cuba.
 
 
El cuadro que recuerda esos trascendentales hechos fue creado en 1919 por el artista dominicano Luis de Sangles, autor a su vez de 10 medallones de contenido religioso conservados en el templo.



 

2 comentarios:

  1. ¡Oh Dios mío! yo creo, adoro, espero y os adoro.
    Y os pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no os aman.
    Oh Santísima Trinidad, Dios Padre, Dios Hijo, Dios Espíritu Santo, yo os adoro profundamente y os ofrezco el preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinadad de Nuestro Señor Jesucristo, presente en los Sagrarios de todo el mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que Él es ofendido.
    Y por los méritos infinitos de su Sagrado Corazón e intercesión del Inmaculado Corazón de María, pido la conversión de los pobres pecadores. Amén

    Virgen de Fátima: oración enseñada por el Ángel de la Paz a los tres pastorcitos, contras los desagravios en todo el mundo. Rezar una vez al día al menos. Si es ante el Santísimo Sacramento del Altar, mejor aun.

    Bendiciones

    ResponderEliminar