lunes, 9 de enero de 2012

SEIS MILLONES DE FILIPINOS DESAFÍAN LAS AMENAZAS TERRORISTAS Y SALEN EN PROCESIÓN CON "EL NAZARENO NEGRO"



Millones de peregrinos participaron en la procesión, desafiando las amenazas de los terroristas de “Abu Sayyaf”



La mayor parte son jóvenes, que no se preocupan por las amenazas terroristas, los que participaron en la solemne procesión del Nazareno, la estatua de Jesús Negro que se conserva en el Santuario de Quiapo. La estatua atraviesa la ciudad a bordo de un carro, hasta que llega a la Basílica en la que, hoy y mañana, se celebrarán sin cesar las Santas Misas.



Según la agencia Fides, el riesgo de atentados podría provenir de los militantes islámicos del sur, como el grupo terrorista “Abu Sayyaf”, o de sectores anticatólicos y laicistas. Quince mil agentes han sido desplegados para las celebraciones; se ha pedido que los fieles no usen fuegos artificiales y que no lleven bolsas ni mochilas.


«La devoción al Nazareno –explicó mons. Bernardino Cortez, obispo auxiliar de Manila– tiene un profundo significado para la población filipina, sobre todo entre los pobres».


El religioso también recordó que en otras zonas del país hoy se reza al Nazareno porque la arquidiócesis de Manila envió algunas copias de la estatua; más de un millón de fieles se reunieron en Mindanao, en la región golpeada recientemente por el tifón Sendong.


Al Nazareno le pedirán apoyo y consuelo ante la desgracia. La estatua original del Niño Jesús llegó a Manila desde México en 1607, a bordo de una nave que se había incendiado. Justo por el indencio la estatua se ennegreció y por ello el nombre de “Nazareno negro”.


Otros incendios han marcado su historia , tanto en 1791 como en 1929. La estatua quedó sin daños durante los terremotos que se registraron en Quiapo en 1645 y en 1863, además de haber sobrevivido al bombardeo de Manila de 1945, durante la Segunda Guerra Mundial. (V.I./Redacción Roma)







No hay comentarios:

Publicar un comentario