domingo, 8 de enero de 2012

TEXTO COMPLETO DEL ANGELUS 8/1/2012
















Tras celebrar esta mañana la Santa Misa en la Fiesta del Bautismo del Señor -en la Capilla Sixtina del Vaticano-, durante la cual administró el Sacramento del Bautismo a dieciséis niños; el Papa rezó a mediodía la oración mariana del ángelus con los fieles y peregrinos de numerosos países reunidos en la soleada Plaza de San Pedro.


Texto completo de la alocución de Benedicto XVI:


Queridos hermanos y hermanas:


Hoy celebramos la fiesta del Bautismo del Señor. Esta mañana he administrado el Sacramento del Bautismo a dieciséis niños, y por esto deseo proponer una breve reflexión sobre nuestro ser hijos de Dios. Pero, ante todo, partamos de nuestro ser sencillamente hijos: ésta es la condición fundamental que nos une a todos. No todos somos padres, pero todos seguramente somos hijos. Venir al mundo jamás es una elección, no se nos pide antes si queremos nacer. Pero durante la vida, podemos madurar una actitud libre con respecto a la misma vida: podemos acogerla como un don y, en cierto sentido, “llegar a ser” lo que ya somos: convertirnos en hijos. Este pasaje marca un cambio de madurez en nuestro ser y en la relación con nuestros padres, que se llena de reconocimiento. Es un pasaje que también nos hace capaces de ser, a nuestra vez, padres, no biológicamente, sino moralmente.


También con respecto a Dios todos somos hijos. Dios está en el origen de la existencia de toda criatura, y es Padre de modo singular de cada ser humano: tiene con él o con ella una relación única, personal. Cada uno de nosotros es querido, es amado por Dios. Y también en esta relación con Dios nosotros podemos, por decirlo de alguna manera, “renacer”, es decir, convertirnos en lo que somos. Esto sucede mediante la fe, mediante un “sí” profundo y personal a Dios como origen y fundamento de nuestra existencia. Con este “sí” yo acojo la vida como don del Padre que está en los Cielos, un Padre que no veo pero en el que creo y que siento en lo profundo del corazón que es mi Padre y el de todos mis hermanos en la humanidad, un Padre inmensamente bueno y fiel. ¿Sobre qué se basa esta fe en Dios Padre? Se basa en Jesucristo: su persona y su historia nos revelan al Padre, nos lo dan a conocer, en la medida de lo posible en este mundo. Creer que Jesús es Cristo, el Hijo de Dios, permite “renacer desde lo alto”, es decir de Dios, que es Amor (Cfr. Jn 3, 3). Tengamos una vez más presente que ninguno se hace hombre, hemos nacido sin nuestra propia intervención, el pasivo de ser nacidos precede el activo de nuestro obrar, lo mismo también en el nivel del ser cristianos, nadie puede hacerse cristiano sólo por su propia voluntad, si bien ser cristiano es un don que precede nuestro obrar, debemos ser renacidos en un nuevo nacimiento. San Juan dice: “A todos los que lo recibieron, les dio poder de hacerse hijos de Dios” (Jn 1, 12). Éste es el sentido del sacramento del Bautismo, el Bautismo es este nuevo nacimiento que precede nuestro obrar, con nuestra fe podemos salir al encuentro de Cristo, pero sólo Él puede hacernos cristianos y dar a nuestra voluntad, a nuestro deseo, la respuesta, la dignidad, el poder de llegar a ser hijos de Dios que por nuestra parte no tenemos.


Queridos amigos, este domingo del Bautismo del Señor concluye el tiempo de Navidad. Demos gracias a Dios por este gran misterio, que es fuente de regeneración para la Iglesia y para el mundo entero. Dios se ha hecho hijo del hombre, para que el hombre llegue a ser hijos de Dios. Renovemos por tanto la alegría de ser hijos: como hombres y como cristianos. Nacidos y renacidos a una nueva existencia divina. Nacidos del amor de un padre y de una madre, y renacidos del amor de Dios, mediante el Bautismo. A la Virgen María, Madre de Cristo y de todos aquellos que creen en Él, pidámosle que nos ayude a vivir realmente como hijos de Dios, no con las palabras, no sólo con palabras, sino con los hechos. Escribe también san Juan: “Éste es su mandamiento: que creamos en el nombre de su Hijo, Jesucristo, y que nos amemos unos a otros tal como nos lo mandó” (1 Jn 3, 23).


Después de rezar el ángelus, el Papa saludó en diversas lenguas a los fieles y peregrinos presentes en la Plaza de San Pedro. En nuestro idioma, Benedicto XVI dijo:


Saludo con afecto a los peregrinos de lengua española que participan en esta oración mariana. Celebramos hoy la fiesta del bautismo del Señor en el Jordán, en el que se revela el misterio del nuevo bautismo del agua y del Espíritu. Os exhorto a hacer memoria del día en que fuimos iluminados sacramentalmente en Cristo y comenzamos nuestra existencia como hijos de Dios. Que el compromiso manifestado entonces y la fe que proclamamos, no dejen de resonar en nuestros corazones y nuestras voces. Muchas gracias.


Por último, el Santo Padre dirigió un caluroso saludo a los peregrinos de lengua italiana, y de modo especial a las familias y a los grupos parroquiales. A todos ellos el Obispo de Roma les deseó un feliz domingo y, nuevamente, sus mejores deseos de bien para el año que acaba de comenzar. (Radio Vaticano /Traducción de María Fernanda Bernasconi)












No hay comentarios:

Publicar un comentario