miércoles, 15 de febrero de 2012

¿DESLEALTAD EN LA CURIA VATICANA?














Lombardi cree que alguien busca «crear desconcierto» con las filtraciones de la Santa Sede

El Vaticano lleva desde hace tres semanas viviendo su propio «Wikileaks». Las continuas fugas de documentos confidenciales de la Secretaría de Estado y su aparición en la Prensa tienen como objetivo «crear confusión y desconcierto» y ensuciar el nombre de la Santa Sede y del Gobierno de la Iglesia. En estos términos analiza el portavoz vaticano, el jesuita Federico Lombardi, el mal ambiente que se respira en la Curia romana debido a las filtraciones que muestran peleas entre cardenales, supuestas irregularidades en la gestión económica e incluso un delirante complot para asesinar a Benedicto XVI.


«Debemos tener todos los nervios firmes y no nos podemos sorprender por nada», afirma Lombardi en una nota publicada por Radio Vaticana en la que pide «calma, sangre fría y mucho uso de la razón». El jesuita reconoce que resulta «triste» que estos documentos sean pasados a la Prensa de modo «desleal». «Hay responsabilidad en los dos lados, en quien los ofrece y en quien los usa para objetivos que no son el amor puro a la verdad».


Lecturas toscas


Lombardi, como director de la Sala de Prensa de la Santa Sede, descartó que, como señalan algunos analistas, las filtraciones se deban a una pugna entre cardenales en vista de un próximo cónclave. «La lectura en clave de luchas de poder internas depende en gran parte de la tosquedad moral de quien la hace», critica el portavoz de la Santa Sede.


Andrea Tornielli, vaticanista del diario «La Stampa», tampoco cree que esta situación se deba a un ambiente de final de pontificado y recuerda que la misma tesis se esgrimió durante los últimos diez años de vida de Juan Pablo II. «Es evidente que estamos viviendo un momento difícil. Para salir de esta situación primero deben cesar las filtraciones. También será importante lo que tengan que decir todos los cardenales, que participarán en el próximo consistorio que se celebra este fin de semana», dice Tornielli a LA RAZÓN.


Nada de dimisiones


Aunque los documentos aparecidos en la Prensa muestran el desapego de una parte de la Curia hacia el Secretario de Estado, el cardenal Tarcisio Bertone, y hay quien apuesta por su pronta sustitución, Tornielli considera que el Papa le va a mantener en su puesto. De la misma opinión es Luigi Accattoli, veterano vaticanista del «Corriere della Sera», quien también desmiente las informaciones que señalan que Benedicto XVI estaría pensando en la dimisión.


«Lo que está pasando estas últimas semanas es algo miserable, pero no creo que vaya a condicionar las decisiones del Papa ni un posible Cónclave», afirma Luigi Accattoli. Tornielli, su colega de «La Stampa», piensa que el hecho de que se produzcan estas fugas de documentos muestra, sobre todo, que falta eficacia en el Gobierno de la Iglesia.



MÁS QUE RUMORES


1.- Caso Viganó


Carlo Maria Viganó, actual nuncio en EE UU, escribió unas cartas al Papa sobre la «mala gestión» en la Ciudad del Vaticano, que se filtraron a la TV.


2.- Caso Romeo


El cardenal Paolo Romeo, de Palermo, habló durante un viaje a China en 2011 de un supuesto complot para matar al Papa. Un diario lo difundió.


3.- Cónclave


Se habla de facciones que buscan desacreditar al rival antes del Cónclave, o que quieren dificultar la renovación de la Curia.
















Texto: ABC / Darío Menor

No hay comentarios:

Publicar un comentario