viernes, 22 de julio de 2011

BRUTAL ATAQUE TERRORISTA EN NORUEGA
































ORACIONES DEL CRISTIANO EN NORUEGO

Noruega vive su día más negro. Sólo tres horas después de que una gran explosión sacudiese el distrito gubernamental de Oslo -destrozando las oficinas del primer ministro noruego, Jens Stoltenberg, y otros edificios gubernamentales-, ha sufrido un nuevo ataque. Un hombre -que ya ha sido detenido- ha abierto fuego en un campamento del Partido Laborista a las afueras de Oslo, donde el primer ministro debía dar una conferencia. La Policía cree que ambos ataques -que han dejado numerosos heridos y más de una veintena de muertos- están relacionados.


Las cifras sobre el número de víctimas mortales todavía son confusas. En el corazón de la capital, se han confirmado por ahora siete muertos, aunque la cifra puede ser mucho mayor. Fuentes hospitalarias hablan ya de más de un centenar de heridos y el Banco Noruego de Sangre se ha apresurado a pedir a la población que haga donaciones sanguíneas.


Según la Policía, se han producido "una o varias explosiones potentes en el distrito gubernamental. Hasta ahora, la Policía no puede decir nada sobre el alcance de los daños". "Puede haber sido un coche bomba", dijo un alto mando policial, Thor Langli. Ante uno de los edificios gubernamentales atacados había un coche completamente destrozado.


Apenas tres horas después de esta explosión (registrada a las 15:26), un hombre armado vestido de policía ha atacado un campamento del gobernante Partido Laborista en la isla de Utoya (a las afueras de Oslo), donde jóvenes se reúnen con miembros del Gobierno.  El agresor -un hombre de 1,90 de altura y aspecto nórdico- ha sido detenido y, según la Policía, está vinculado con la explosión de Oslo.


Detenido el autor del tiroteo

La cifra de víctimas en Utoya sigue subiendo. Si las primeras informaciones hablaban de cuatro víctimas, numerosos testigos citados por medios locales, Reuters y AP hablan ya de una veintena de muertos. "Hay muchos muertos en la orilla... Hay unos 20 o 25 muertos", han declarado varios testigos a la cadena estatal NRK.


El primer ministro noruego, Jens Stoltenberg, se encontraba en la isla cuando comenzaron los disparos, de acuerdo con algunas fuentes. La policía indica que "está a salvo". También estaba prevista la presencia de la ex mandataria Gro Harlem Brundtland.


"Hay una situación crítica en Utoya", dijo poco después del ataque Stoltenberg, que debía dar una conferencia en la isla. La policía noruega teme que en la isla se hayan colocado una o varias bombas.


Varios testigos indican que el asaltante llegó al recinto y se identificó como policía, alegando que había llegado como refuerzo tras las explosiones en la capital y, poco después, empezó a disparar indiscriminadamente.


Ataque al distrito gubernamental

La Policía dice que tiene "buenas razones" para creer que este tiroteo está conectado con la explosión (o explosiones) en el centro de Oslo, donde se han confirmado siete víctimas mortales y 15 heridos, aunque el responsable del hospital principal de la ciudad estima que la cifra de heridos puede alcanzar el centenar. La Policía habla ya de "varios muertos y heridos".


La "situación es grave", ha dicho el primer ministro Stoltenberg, que ha anunciado una reunión de crisis de su Gobierno esta tarde. La explosión ha hecho desaparecer por completo la primera y la segunda planta del edificio donde está su sede, de 15 plantas. El vidrio ha volado como misiles en la zona, mientras una nube de humo se elevaba sobre la ciudad. También la sede del periódico VG está completamente destrozada. El lugar arde como el infierno. Las mesas de un café cercano están llenas de sangre.


Según ha declarado el ministro de Presidencia noruego, Hans Kristian Amandsen, a la BBC hay gente atrapada en los edificios. "Veo reventadas las ventanas del edificio del VG y las de la sede del Gobierno. Hay gente sangrando tumbada en la calle", explicaba un reportero de la radio NRK.


Miedo a nuevos ataques

En el distrito gubernamental había muchísima gente en 'shock' y con ataques de pánico. En la zona se ha organizado un amplio despliegue de bomberos y policía porque aún había focos con fuego debido a la explosión y mucho humo en la zona.


"Hay cristales por todas partes, es el caos total. Las ventanas de todos los inmuebles circundantes han estallado", dijo un periodista de la cadena, que dice que ha sido como "un terremoto".


Poco después de la explosión, la Policía ha acordonado cinco manzanas desde el lugar de la explosión, mientras se evacuaban las dependencias gubernamentales de la zona por miedo a nuevas explosiones.


Durante la tarde, se han registrando las inmediaciones del lugar en busca de otros posibles artefactos. Tras el tiroteo, el Ejército ha tomado posiciones en el centro de Oslo y la Policía ha pedido a la población que no acuda al centro de la caiptal. "La situación está bajo control, pero ha sido un día terrible", ha declarado a la CNN el alcalde de Oslo, Fabian Stang.


La Policía ha lanzado un llamamiento a la población, pidiendo que eviten las grandes congregaciones de gente y a no acudir al centro de Oslo. También pidió que la gente no utilice los teléfonos móviles para no sobrecargar la red.

Reivindicación yihadista



Después de que la policía haya confirmado que se trata de, al menos, una bomba, este es el primer atentado terrorista en la historia del país escandinavo.


El grupo terrorista Ansar al-Jihad al-Alami -Colaboradores de la Yihad Global- ha emitido un comunicado reivindicando la responsabilidad del ataque, según un analista en terrorismo citado por The New York Times. Según el mensaje, el ataque es una respuesta a la presencia de las fuerzas noruegas en Afganistán y a insultos al profeta Mahoma. "Lo que ves es sólo el comienzo. Habrá más en el futuro", habría dicho el grupo extremista.


Noruega, que es miembro de la OTAN, había sido amenazada en algunas ocasiones en el pasado por parte de líderes de Al Qaeda por su presencia en Afganistán.


No obstante, la violencia política es prácticamente desconocida en este tranquilo país escandinavo. En julio 2010 las autoridades noruegas detuvieron a tres personas vinculadas indirectamente a la red terrorista islámica Al Qaeda que planeaban un atentado terrorista en un lugar no especificado


David Lea, analista de Risks Control, explicó a Reuters que "es muy difícil saber lo que ha sucedido y sin duda no hay grupos terroristas nacionales de Noruega, aunque ha habido algunas detenciones vinculadas a Al Qaeda de vez en cuando". En cualquier caso, insistió, es muy pronto para sacar conclusiones.


"Puede no ser muy diferente al ataque terrorista de Estocolmo en diciembre, con un coche bomba y una segunda explosión poco después. El ataque fue después reivindicado como una represalia por la participación de Suecia en Afganistán", dijo el analista John Drake, de la consultora AKE. (El Mundo)


ORACIONES DEL CRISTIANO EN NORUEGO

No hay comentarios:

Publicar un comentario