miércoles, 13 de julio de 2011

EVA Y BENEDICTO XVI





















Se llama Eva Janosikova. Tiene 28 años y es eslovaca.  Guapísima, tipo de modelo, mujer moderna,  inteligente, estudios de periodismo, habla siete idiomas, domina las redes sociales, exquisitamente amable, derrocha simpatía,....... y encima vive una profunda fe con admirable coherencia. 


La conocí hace unos meses en el Vaticano, realizó una brillante presentación en presencia de la cúpula del Pontificio Consejo de la cultura y las Comunicaciones Sociales y 150 blogueros de todo el mundo. Se trataba de informar sobre la evolución de la JMJ y, fundamentalmente, de implicar a los asistentes en aportar ideas y hacer la máxima difusión.


Días más tarde, le envié varias propuestas.  Su respuesta siempre ha sido muy cordial y más rápida que el rayo. 


Posteriormente, tuvimos una reunión en Madrid, en su sede de la JMJ, junto al resto del equipo del redes sociales y un reducido grupo de invitados, entre los que estaba el P. Joan Carreras (Organizador del I Encuentro de Blogueros con el Papa).


Hemos mantenido el contacto y seguimos cruzando emails, a fin de lograr estimular al mayor número posible de jóvenes para que participen en la JMJ.


Ayer, me enteré de que Eva había sido seleccionada para comer el día 19 de agosto con el Papa.  En esa comida habrá doce jóvenes, dos por continente, más dos españoles. Eva asistirá en representación de los jóvenes del continente europeo.


Me consta que no ha habido manipulación en la selección. ¡Eso si que ha sido una auténtica maniobra del Espíritu Santo! Os aseguro que Eva es la mejor representante.


La mejor noticia que podríamos tener en un futuro próximo es que Benedicto XVI proponga a Eva Janosikova irse al Vaticano para trabajar junto al cardenal Fisichella en la nueva evangelización.  


Estoy convencido que Benedicto XVI, declarado admirador de la belleza de la creación, se alegrará muchísimo de compartir mesa con Eva. Tal vez, nuestro querido Papa, hasta se atreva con uno de sus simpáticos gestos que en ocasiones nos sorprende y puede que al finalizar la comida exclame: ¡Eva, Olé!     
   

Seguiré con mucho interés la comida del día 19 de agosto con el Papa.  Recordad su nombre: Eva Janosikova.  Veréis como el tiempo confirmará mi tesis de que la joven eslovaca tendrá un papel destacado en las esferas vaticanas.  


Hace unos meses, Sor Verónica, fundadora de Iesu Communio, saltaba a todos los medios de comunicación.  Ahora, le llega el turno a Eva Janosikona.  Mujeres jóvenes y supermodernas, dotadas de las mejores cualidades, están dando un espectacular impulso a nuestra fe.   


¡Reconozcamos sus méritos y apoyemos su maravillosa labor!     


1 comentario:

  1. Rezaré por ella, no olvidemos que cuando hay oscuridad mas brillan las grandes luces, sobre todo si están dirigidas por el Espiritu Santo.

    ResponderEliminar