miércoles, 27 de julio de 2011

CÁRITAS PIDE REGULAR CON URGENCIA LA DACIÓN EN PAGO Y UN FONDO DE RESCATE PARA PERSONAS











El director de Cáritas Diocesana de Barcelona, Jordi Roglá, pide ante la Comisión de Justicia del Parlament de Catalunya cambios urgentes en el derecho hipotecario
y un consenso de todas las fuerzas políticas, económicas
y sociales para la ocupación


 En el contexto de la actual crisis, muy marcada por el problema de la vivienda, Jordi Roglá, director de Cáritas, compareció el 25 de julio ante la Comisión de Justicia del Parlament de Catalunya para aportar el punto de vista de Cáritas con relación al sobreendeudamiento de las familias. Este tema, prioritario para Cáritas, se está debatiendo estos días en el Parlament en el marco de una propuesta para presentar al Congreso de los Diputados tres proposiciones de ley en el ámbito hipotecario.


Roglá inició su intervención refiriéndose a la realidad que Cáritas detecta desde hace años: “Asistimos al drama de muchas familias que no pueden acceder o mantener una vivienda digna y adecuada a sus necesidades.Igualmente asistimos, hace demasiado tiempo, al drama de personas y familias que no pueden acceder a una vivienda y están literalmente en situación de sin hogar porque se les deniega un derecho fundamental”.


Según los datos de la acción social de Cáritas, en un periodo de cinco años se ha pasado de recibir 22.000 demandas de atención a 57.000, y más de 5.000 familias atendidas actualmente por Cáritas viven de realquiler. El director de Cáritas señaló que “las personas pobres, además de pobres, se están deteriorando”.


“En el último año -explicó Roglá- el 62% de las ayudas concedidas se destinó a temas de vivienda. Nos hemos planteado la conveniencia de abrir el abanico de familias a atender, incluyendo a los hogares con ingresos medianos con riesgo de exclusión social si llegan a perder su vivienda”, dijo Roglá.


Ante esta realidad, el director de Cáritas informó sobre la entrada en funcionamiento, el próximo mes de septiembre, del Servicio de Mediación de la Vivienda para atender a las familias que se encuentren en riesgo de perder la vivienda o con dificultades para pagarla (ya sea el alquiler o el préstamo hipotecario). Este servicio temporal de Cáritas, que quiere evitar el mayor número posible de desahucios, sigue la fórmula promovida por algunas administraciones públicas europeas que consiste en establecer la mediación obligatoria antes de tramitar una ejecución hipotecaria. Este nuevo servicio se suma a otras medidas de Cáritas (pisos compartidos para personas sin hogar, casas de acogida, viviendas tuteladas para gente mayor...) que dan respuesta a las situaciones más graves de exclusión social.


A continuación, Roglá mostró el acuerdo de Cáritas con las proposiciones de ley que se debaten en el Parlament, pero subrayó que el debate tiene que dar paso, de inmediato, a una estrategia integral y de prevención. En este sentido, reiteró las dos demandas que Cáritas ha hecho públicas anteriormente: “Un consenso de todas las fuerzas políticas, económicas y sociales para la ocupación. Es preciso actuar sobre la causa de los problemas, para que la historia no nos juzgue por nuestra incapacidad de llegar a acuerdos”. Y respecto a la vivienda, afirmó: “Es imprescindible un cambio urgente del derecho hipotecario que tenga en cuenta el factor humano y evite el carácter especulativo en las operaciones de financiación del acceso a la vivienda.”


Entre las medidas para hacer posible este cambio, el director de Cáritas destacó la urgencia de regular la dación en pago, y añadió: “Si esta figura se hubiera regulado hace unos años, hoy no nos encontraríamos en la grave situación de 18.000 embargos a unidades familiares durante el 2010.”


En la parte final de su comparecencia, Jordi Roglá lamentó que todavía no se haya creado un fondo de rescate para las personas, tal como se hizo con las entidades financieras, e instó a las administraciones y entidades responsables a actuar sin más dilación para crear un nuevo marco regulador que evite el aumento de las desigualdades.




Arquebisbat de Barcelona

No hay comentarios:

Publicar un comentario