miércoles, 30 de noviembre de 2011

ASESINADOS EN BURUNDI UNA MONJA CROATA Y UN COOPERANTE ITALIANO




El Papa Benedicto XVI ha trasladado sus condolencias por los asesinatos "brutales" de la monja croata Lukrecija Mamic y del voluntario italiano Francesco Bazzani, quienes perdieron la vida el domingo tras un robo en Burundi.

El "número dos" del Vaticano, Tarcisio Bertone, envió en nombre del pontífice un telegrama de condolencias al obispado de Ngozi, en ese país africano, así como a la Congregación de las Esclavas de la Caridad de Brescia (a la cual pertenecía la religiosa) y a los familiares de Bazzani.

El texto, firmado por el cardenal secretario de Estado de la Sede Apostólica, reveló que Joseph Ratzinger recibió "con dolor" la noticia, por la cual expresó sus "sinceras condolencias".

"El Papa pide a Dios, padre de toda misericordia, acoger en su reino a estos difuntos que han consagrado su vida al servicio de los enfermos y los pobres, de dar ánimo y esperanza a sor Carla Lucía Brienza para que supere esta prueba", indicó.

El pontífice se refirió así a una segunda religiosa que se vio involucrada en el ataque, pero que logró sobrevivir, quedando herida.

"Como prenda de confort espiritual, el Santo Padre envía de corazón la bendición apostólica a las hermanas de la Congregación de las Esclavas de la Caridad, a la familia del señor Bazzani y a todos aquellos que han sido golpeados por estas muertes brutales", apuntó.

El episodio tuvo lugar la noche del domingo en la localidad de Kiremba (suroeste de Burundi) cuando dos hombres armados ingresaron en la casa de las religiosas, se apoderaron de su coche y se llevaron consigo a Mamic y Bazzani, quienes trabajaban en el hospital local.

Un voluntario italiano, Francesco Bazzani, y una monja croata, la madre Lukrecija Mamic, fueron asesinados este domingo por la noche en la localidad de Kiremba (suroeste de Burundi), según confirmó el Ministerio de Exteriores italiano en un comunicado. Otra religiosa italiana, Sor Carla Brianza, está herida pero se encuentra ya fuera de peligro en el Hospital de Kiremba.


Según informa la prensa italiana, los dos fallecidos trabajaban en un hospital de Kiremba financiado por la diócesis de Brescia. El misionero responsable del hospital, padre Michele Tognazzi, ha declaró que entraron "dos hombres armados" en la casa de las 'Esclavas de la Caridad, la congregación a la que pertenecían las dos religiosas, con el objetivo "de cometer un robo".


"Han asesinado a la monja croata y se han apoderado del coche para huir, llevándose consigo a sor Carla y Francesco", el voluntario italiano que trabajaba para la asociación 'ASCOM' de Verona, según confirmó el padre Michele.


El misionero confirmó que los agresores, "estaban siendo perseguidos por la Policía" y por ello "han hecho bajar a los dos rehenes del coche".


Posteriormente "han asesinado a Francesco con varios tiros a bocajarro, pero sor Carla ha conseguido aferrar con las manos el cañón del fusil que le apuntaba", con lo que "ha ganado tiempo y le ha ayudado para salvarse, porque el agresor, para liberarse de la religiosa, ha utilizado un cuchillo para herirla en las manos, pero después se ha alejado con su compañero". La Policía de Burundi no ha podido alcanzar a los agresores.


La religiosa herida, fuera de peligro

Tras ser informado de lo ocurrido, el ministro de Exteriores, Giulio Terzi  llamó al embajador italiano en Kampala, Stefano Dejak, quien confirmó el fallecimiento de Bazzani y destacó que la religiosa italiana está recibiendo "la asistencia médica necesaria" y se encuentra "fuera de peligro".


El embajador llamó también a la mujer del cooperante asesinado para confirmarle la noticia de su fallecimiento y le expresó "el profundo pésame y la cercanía de las instituciones italianas", al mismo tiempo que mostró "la plena disponibilidad" del Ejecutivo italiano para dar "el apoyo necesario" a la familia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario