miércoles, 30 de noviembre de 2011

POLÉMICA SOBRE LA POSIBLE BEATIFICACIÓN DE GAUDÍ Y EL USO DE LA SAGRADA FAMILIA

















Respecto al artículo publicado hoy por Javier Lozano en Libertaddigital.com, concerniente a las contradicciones sobre el proceso de beatificación de Gaudí, por parte de la Delegación del Arzobispado de Barcelona que se desplazó a Roma para inaugurar una exposición, desde  CUSTODIOS DE SAN PEDRO, simplemente, queremos hacer un par de comentarios relacionados con la pólemica:


1º- Con motivo de la visita del Santo Padre a Barcelona para consagrar la Basílica de la Sagrada Familia (7/11/2011) realizamos diversas gestiones con el Arzobispado de Barcelona sin obtener respuesta.  Las gestiones estaban relacionadas con la  Familia Alpiste, familia que se ocupó del cuidado de Gaudí durante décadas.  Recomendamos la lectura de un amplio artículo publicado por Ana Mª Férrin en la revista HISTORIA (AÑO XXIX Nº 359 DE MARZO DE 2006), titulado: GAUDÍ EN LA INTIMIDAD (LA FAMILIA ALPISTE / TRES GENERACIONES EN LA SAGRADA FAMILIA).   Indudablemente, Gaudí era un genio y llevó una profunda vida espiritual, pero pretender hacerlo Santo puede resultar exagerado.  Como muestra dos perlas. Según cuenta la familia Alpiste, Gaudí despidió fulminantemente a un trabajador porque en seis meses no había aprendido a hablar catalán.  A Gregoria,hija del matrimonio Alpiste, la obligó a casarse de negro porque según Gaudí vestirse de blanco "estaba reservado a las jóvenes de familias ricas" (existen fotografías que lo acreditan).


2º- ¿No se está dando excesiva importancia a la Sagrada Familia como obra arquitectónica de Gaudí y se está olvidando la función que debe cumplir como Templo?  El Santo Padre, Benedicto XVI, ha elegido la Sagrada familia como símbolo de la NUEVA EVANGELIZACIÓN.  Desde que la Basílica fue consagrada, durante la última visita del Papa a Barcelona, se celebran Misas en ocasiones puntuales (zonas pastorales, ordenación de presbíteros, aniversario de la dedicación, etc.). Hasta la fecha, se han realizado más de una docena  y con asistencia de miles de fieles, que previamente deben conseguir una invitación. Normalmente, se abren las puertas a los fieles con más de una hora de antelación al inicio de la celebración. Incomprensiblemente, en el Templo símbolo de la nueva evangelización, a día de hoy, no hay ningún confesionario y tampoco nadie ofrece por megafonía indicaciones a los fieles que quieren confesar mientras esperan pacientemente durante más de una hora el inicio de la Misa.  Por cierto, siempre acostumbran a quedar vacías las zonas laterales del fondo y tampoco se facilita la entrada de las personas que quieren acceder y no disponen de invitación. 

Finalmente, indicar que nos han llegado comentarios que, por parte del Arzobispado de Barcelona,  merecen una reflexión sobre las dos personas de seguridad privada (traje oscuro, corbata y auriculares) que acompañan al Cardenal Sistach en las celebraciones, incluso en procesión al inicio de la Misa, y que se sitúan a los dos lados del altar durante toda la celebración, además de los vigilantes de seguridad uniformados que hay en todo el recinto del Templo.  De hecho, en la última celebración (aniversario de dedicación del Templo y bodas de oro sacerdotales del Cardenal Sistach) entre la seguridad privada, los vigilantes uniformados y los guardaeaspaldas de las personalidades casi parecía una película de James Bond.   ¿No es suficiente ir acompañado de los voluntarios que participan habitualmente?







CSP

No hay comentarios:

Publicar un comentario