domingo, 27 de noviembre de 2011

IGLESIAS ROMÁNICAS PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD OBLIGADAS A CERRAR POR LAS CRISIS


El Centro del Románico del Valle de Boí cerrará al público a partir del jueves 1 de diciembre algunas iglesias románicas declaradas Patrimonio de la Humanidad. El motivo es que no llega el presupuesto del 2011 para terminar de pagar los salarios del personal que mantiene abiertas las iglesias, las vigila y aconseja a sus visitantes. El Centro del Románico, que tiene una plantilla de 16 personas, presentará ahora un expediente de regulación de empleo (ERE) de carácter temporal que durante los próximos "dos o tres meses" sólo trabaje el personal necesario para abrir alguna de las iglesias más destacadas (la de San Clemente de Taüll es una) y durante unos días y horarios más limitados que los actuales. Lo explicó ayer el alcalde de la Vall de Boí, Joan Peralada, tras una reunión mantenida con responsables de la Generalitat. Peralada ha lamentado que durante el 2011, precisamente el año en que el patrimonio románico de Boí celebra los 10 años de la declaración de Patrimonio de la Humanidad, los diversos departamentos del gobierno catalán y la Diputación de Lleida han reducido de manera drástica sus aportaciones: Cultura, cerca de un 50%; Agricultura, entre un 40% y un 50%, y la Diputación, un 35%, según Peralada. El alcalde cree que la solución implica recuperar el próximo año el nivel de aportaciones de los años anteriores. El presupuesto de 2012 está por decidir.
Abrir según la afluencia

Desde la Generalitat, el director general de Patrimonio, Joan Pluma, aseguró ayer que el gobierno está trabajando en las fórmulas que permitan mejorar las aportaciones atendiendo las necesidades de ajuste presupuestario de los diferentes departamentos del gobierno. Esto, dijo Pluma, no quita que efectivamente durante el 2012 "habrá que buscar fórmulas" para que no todas las iglesias abren durante todos los días y horarios actuales, sino que lo hagan "en función de la temporada de visitantes y las horas de mayor o menor afluencia ".


Según Pluma, se está buscando ahora entre todas las partes una propuesta técnica que facilite esta optimización de los recursos.


En el Valle de Boí hay nueve iglesias románicas dentro del conjunto reconocido como Patrimonio de la Humanidad. Ocho ya han sido rehabilitadas y abren al público 364 días al año. El románico es una de las principales fuentes de actividad en el valle, ya que atrae cada año unas 150.000 personas. Según dijo ayer Peralada, en 2011 se cerrará con unos 10.000 visitantes más. Precisamente ayer se presentó la primera fase de un estudio sobre la estrategia turística del valle, encargado al Instituto Superior de Estudios Turísticos (INSETUR), de la Universidad de Girona.


En los trabajos previos, los investigadores han detectado la importancia que tiene el patrimonio románico en la percepción de los visitantes en el valle de una manera curiosa: un 65% de las fotos del valle que se cuelgan en el portal fotográfico Flickr son de patrimonio, por delante de otros elementos como la naturaleza o el esquí. (El Punt Avui)



No hay comentarios:

Publicar un comentario