martes, 29 de noviembre de 2011

I ENCUENTRO DE MISIONEROS SALESIANOS DE EUROPA












En el pasado fin de semana, del 25 al 27 de noviembre, se realizó el I encuentro de misioneros de Europa. Los encargados de la reunión fueron los Consejeros de las Misiones y de la Formación,  padre Václav Klement y el padre Francesco Cereda.


Al encuentro tomaron parte 37 misioneros, la mayoría provenientes de las Inspectorías asiáticas, actualmente en 8 Inspectorías de Europa, en representación de los otros 80 misioneros enviados en Europa en los últimos diez años.


Reunidos en la Casa General desde el 25 de noviembre, en la mañana del sábado los misioneros tuvieron la oportunidad de escuchar las reflexiones sobre “Motivaciones y trabajos del Proyecto Europa” de parte del padre Cereda. El Consejero para la Formación, citando los documentos del Capítulo General 26  y la carta enviada por el Papa Benedicto XVI para la ocasión, recordó cómo Europa se ha convertido en una “nueva frontera” para la Congregación y ha subrayado que el carisma salesiano, si no está sostenido inánimemente, corre el riesgo de desaparecer del continente en un momento en el cual el desafío educativo de las nuevas generaciones se hace presente. 


Para relanzar el carisma salesiano en Europa el padre Cereda ha sostenido que es necesario “re-significar” las presencias salesianas, o sea hacerlas nuevas y capaces de tener un impacto. Con tal motivo se han indicado algunos elemento como trabajo: en primer lugar, la persona misma del salesiano, luego buscar el contacto con los jóvenes, cuidar la vida la vita fraterna, la calidad educativa y pastoral, la fecundidad vocacional, la capacidad de agregar otras fuerzas en la misión y, por último, insertarse en el territorio social y eclesial.


En su reflexión sobre el envío y acogida de los misioneros en el contexto del Proyecto Europa, el padre Klement recogió las exigencias de los misioneros y de las Inspectorías europeas. Entre las tantas observaciones presentadas a los misioneros del PE, se les ha pedido una fe robusta, capaz de afrontar la indiferencia de la sociedad materialista, y la humildad para insertarse gradualmente en las comunidades, para promover un renacimiento endógeno; mientras del punto de vista de las Inspectorías es necesario mejorar la apertura de las comunidades y desarrollar un acompañamiento a los nuevos misioneros.


En la sesión conclusiva los misioneros compartieron los diversos objetivos para colocar en acción la continuación de su misión en Europa; sobre el tema “re-significar las presencias”, por ejemplo, fue sugerido potenciar el trabajo en las obras de las periferias ciudadanas, tomar como modelo los grandes santos europeos en los tiempos recientes y crear momentos para el encuentro con las familias. 









ANS/ROMA

No hay comentarios:

Publicar un comentario