jueves, 10 de noviembre de 2011

DECAPITA A SU HIJA POR ORDEN DEL DEMINIO



Los Mossos d'Esquadra han detenido a un padre por presuntamente haber decapitado a su hija de 18 meses en su casa del número 8 de la calle Oviedo de Girona en presencia de su otra hija de seis porque, según ha dicho él mismo, se lo había ordenado el demonio.

Ha sido arrestado después de que el presunto asesino avisara a las 12.13 horas al número de teléfono 112 y dijera justamente que era el demonio quien le había dicho de hacerlo.

Una patrulla de los Mossos ha arrestado a M.R.O., colombiano de 34 años, en el mismo domicilio, al acudir tras recibir la alerta, y se ha encontrado el cadáver de la menor, ha informado la policía catalana.

La madre de la niña estaba fuera de casa cuando ha sucedido el crimen, según han confirmado a Europa Press fuentes cercanas al caso, mientras que la hermana estaba mirando la televisión cuando ha llegado la policía.

El detenido ha sido conducido de nuevo al lugar del crimen tras el arresto para, junto al juez de guardia y la comitiva judicial, hacer la reconstrucción del crimen, y después se ha procedido al levantamiento del cadáver.

Una de las vecinas, que ha preferido no desvelar su nombre, ha precisado que antes del crimen ha escuchado gritos, lloros e incluso "sonidos guturales", si bien ha destacado que la familia era aparentemente normal.

Carlos, otro de los vecinos, ha explicado por su parte que la madre ha recibido asistencia médica al descubrir lo ocurrido, si bien la otra hija del matrimonio, que se encontraba dentro del domicilio en el momento de los hechos, no ha resultado herida.

La pareja, de origen colombiano, llevaba una vida normal e incluso los vecinos habían jugado alguna vez en el parque con las dos hijas del matrimonio, ha explicado Carlos, que ha señalado que el padre se encontraba en el paro, si bien la mujer trabajaba.

DOS AÑOS EN EL BARRIO Y EN EL PARO
Una vecina del inmueble ha comentado a Europa Press que la familia hacía unos dos años que vivía en el inmueble, que siempre ha sido de alquiler, y que eran gente "muy normal".

"Nunca, nunca, nunca he oído gritos ni discusiones, y hubiera puesto la mano en el fuego por él, incluso le hubiera ayudado en cualquier cosa que me hubiera pedido", ha relatado la mujer, que no ha querido identificarse.

Esta vecina también ha contado que desde que están en el piso, él nunca ha trabajado y que ella trabaja en el mundo sanitario; y que era precisamente el detenido el que se hacía cargo de las pequeñas muchos días y quien iba a recoger a la hija mayor al colegio a mediodía, sobre las 12.00 horas.

El Ayuntamiento de Girona ha condenado el parricidio, y ha convocado un acto de rechazo para este viernes a las 12.00 horas ante el consistorio.








Europa Press

No hay comentarios:

Publicar un comentario