jueves, 10 de marzo de 2011

BENEDICTO XVI: "JESÚS SEPARÓ LA RELIGIÓN DE LA POLÍTICA"
















El papa Benedicto XVI manifiesta que Jesús separó definitivamente la religión de la política y que la Iglesia actual parece un barco que se hunde, pero que Jesús siempre está a su lado.



El pontífice así lo afirma en la segunda parte de su libro "Jesús de Nazaret", que va desde la entrada en Jerusalén hasta la Resurrección", que hoy ha salido a las librerías de medio mundo, con una tirada total de 1.200.000 ejemplares, en siete idiomas, entre ellos español y portugués.



"También hoy, la barca de la Iglesia, con el viento contrario de la historia, navega por el océano agitado del tiempo. Se tiene con frecuencia la impresión de que está para hundirse, pero el Señor está siempre presente y viene en el momento oportuno. Esa es la confianza del cristiano", escribe el papa teólogo.



Benedicto XVI asegura que aunque la estructura de la iglesia está basada en los apóstoles, todos hombres, la mujeres tienen un papel primordial y se puede ver que bajo la Cruz se encuentran ellas y es a las primeras a las que se aparece.



En papa manifiesta que no ha querido escribir una vida de Jesús, "sino encontrar al Jesús real, al de los evangelios" y dice que con su anuncio del Reino de Dios "creó una separación definitiva entre la dimensión religiosa y la política, una separación que ha cambiado el mundo".



Recuerda que hasta entonces esas dos dimensiones eran inseparables y que en su condena pesó no solo la preocupación política, sino "el desmedido afán egoísta de poder del grupo dominante".En el texto, el papa señala que Jesús no fue un "revolucionario político" y sobre la Última Cena afirma que no fue una cena pascual según el ritual judío y que Cristo fue crucificado no el día de la fiesta judía, sino en la vigilia.


De la somnolencia de los discípulos en Getsemani, Ratzinger señala que la misma sigue siendo a lo largo de los siglos una ocasión favorable para el poder del mal. "Es un embotamiento del alma, que no se deja inquietar por el poder del mal en el mundo, por todas la injusticia y el sufrimiento que devastan la tierra. Esa falta de vigilancia otorga un poder en el mundo al maligno", subraya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario