viernes, 30 de septiembre de 2011

EL ASESINO DE LA IGLESIA DE MADRID "TENÍA EL DEMONIO DETRÁS"



El hombre que mató a una embarazada e hirió a otra mujer antes de suicidarse tenía una orden de alejamiento por malos tratos, pero no antecedentes psiquiátricos. Dos horas antes de irrumpir en la iglesia preguntó al párroco cuándo había misa.



No tenía antecedentes psiquiátricos, pero el hombre que ayer mató a una mujer embarazada e hirió a otra en una iglesia en Madrid antes de suicidarse contaba con un extenso historial delictivo. Iván Berral Cid, de 34 años, tenía antecedentes por malos tratos, lesiones, tráfico de drogas, resistencia a la autoridad y desde el pasado junio sumaba una orden de alejamiento de una mujer colombiana por malos tratos.


 
Tampoco fue un arrebato. El hombre preguntó al párroco de la iglesia de Santa María del Pinar de Madrid sobre las seis de la tarde a qué hora era la misa. Y esperó hasta las ocho en una cafetería para irrumpir en el templo ubicado en el número 7 de la calle Jazmín y disparar contra Rocío Piñeiro, de 36 años, y María Luisa Fernández, de 52, antes de matarse de un tiro en la boca ante unas cuarenta personas. La primera, en avanzado estado de gestación, falleció en el acto aunque los sanitarios lograron salvar la vida de su bebé, que se encuentra grave. María Luisa Fernández resultó herida grave en el tórax y fue trasladada al hospital de La Paz.



La Policía mantiene que ninguna de las víctimas se conocían entre sí ni con el agresor, vecino del barrio de Ciudad Lineal, del que se desconoce a qué se dedicaba.


 
El cura se encontraba en la sacristía momentos antes de que comenzara la eucaristía cuando oyó los disparos y al salir se encontró con la tragedia. La embarazada, que salía de cuentas esta semana, se encontraba con su madre en los últimos bancos de la iglesia. El marido de la víctima, que se acercó hasta el lugar de los hechos, tuvo que ser atendido por los médicos.



El asesino llevaba un escrito encima en el que señalaba que "tenía el demonio detrás" y se encontraba en una situación desesperada. "No tengo para comer. No tengo trabajo", escribió antes del crimen.







ABC

No hay comentarios:

Publicar un comentario