miércoles, 7 de septiembre de 2011

LOS OBISPOS DE INGLATERRA Y GALES IMPLANTAN EL "AYUNO DEL VIERNES"














La conferencia episcopal inglesa y de Gales invita a regresar a esta forma simple de penitencia cada viernes del año. Entraría en vigor el 16 septiembre



Los católicos deben recuperar la tradición del “ayuno del viernes”, el día de la semana en el que –para recordar la pasión y muerte de Jesús– se hace un sacrificio.
 
 
Los que lo piden son los obispos de Inglaterra y de Gales, que en un comunicado del 5 de septiembre (firmado por Markus Stock, secretario general de la Conferencia episcopal inglesa y galesa) exhortan a que los fieles vuelvan a seguir esta «práctica de penitencia» durante todo el año. La novedad del asunto es justamente esa: retomar esta “santa costumbre” no solo durante la Cuaresma, sino todos los viernes del año. Escriben los obispos: «Cada viernes es un día especial de la penitencia, porque fue el día del dolor y de la muerte del Señor». La nota prosigue: «Los obispos han decidido volver a establecer ahora la práctica de esta penitencia que tendría que cumplirse simplemente con abstenerse de la carne y con la oración». Los religiosos indican incluso la fecha en la que la “decisión” entraría en vigor: el 16 de septiembre de 2011. Que cae en viernes, evidentemente.
 
 
En el documento, los obispos de Inglaterra y de Gales reconoces que, además, «simples actos de testimonianza, acompañados con la oración sincera, pueden ser un fuerte regreso a la fe». Al final de la nota, observan los religiosos, devociones tradicionales católicas, como persinarse con respeto, la oración del Ángelus, rezar antes y después de comer, son «acciones simples con las que dedicamos algunos momentos de nuestra vida cotidiana a Dios Omnipotente y demostramos nuestro amor y nuestra fe en Su bondad y en Su providencia. Si estas devociones se perdieron o se olvidaron, particularmente en nuestras casas o en nuestras escuelas, habremos obtenido mucho si aprendemos a hacer que vivan de nuevo».
 
Un modo, el del ayuno de los viernes, para ofrecer un testimonio de la fe en Cristo ante los demás –concluyen los obispos– «de forma simple y directa».






V.I. / Mauro PiantaTurín

No hay comentarios:

Publicar un comentario