martes, 13 de septiembre de 2011

PRETENDEN PROCESAR A BENEDICTO XVI POR CRÍMENES CONTRA LA HUMANIDAD











La mayor asociación de víctimas de abusos sexuales por parte de miembros de la Iglesia católica pidió que la Corte Penal Internacional de La Haya procese al Papa Benedicto XVI y a la cúpula de la Curia Romana por «crímenes contra la humanidad».

 
La asociación Snap (Survivors Netword of those Abused by Priests) entregó a la Corte de La Haya un documento de 80 páginas para demostrar que el Vaticano habría «tolerado o permitido el encubrimiento sistemático y difundido de violaciones y crímenes sexuales en contra de nios en todo el mundo».


Snap y la Ong estadounidense Center for Constitutional Rights piden que la Corte internacional haga una "declaración de competencia jurisdiccional".

 
Ahora el procurador general de la Corte internacional, Louis Moreno-Ocampo, tendrá que decidir si acoger o no la petición. Lo que espera la asociación Snap es que la Corte de La Haya decida abrir una averiguación preliminar para verificar si el caso entra en su jurisdicción.
 
 
La Corte Penal Internacional, organismo independiente de la Onu, funciona desde julio de 2002 y, con base en sus estatutos, debe juzgar a los presuntos responsables de crímenes contra la humanidad y los genocidios. Puede actuar si el sistema penal de un país resulta incapaz de afrontar un caso o si lo indica el Consejo de Seguridad de la Onu, como sucedió con el caso de Muamar Gadafi y los líderes del régimen libio.

 
La Santa Sede no se encuentra entre los 117 países que firmaron el tratado de Roma del que nació la Corte de La Haya.
 
 
 
Además de Benedicto XVI, mencionado también por su encargo anterior de Prefecto de la Congregación para la doctrina de la fe, las víctimas de abusos indican en el documento al secretario de Estado vaticano, el cardenal Tarcisio Bertone, a su predecesor, el cardenal Angelo Sodano, y al actual Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el cardenal William Levada
 
 
 Por el momento, la Santa Sede se ha negado a hacer declaraciones al respecto, pero desde Múnich, en donde está participando en el encuentro interreligioso por la paz convocado por la Comunidad de San Egidio, el cardenal Crescenzio Sepe, arzobispo de Nápoles, dijo que la petición es «la de siempre, una petición anti católica que tiende a ofuscar una imagen que, desde el punto de vista humano, es lo más prestigioso que tenemos en nuestra sociedad».



«Hoy hemos emprendido esta iniciativa histórica –declaró la presidente de Snap, Barbara Blaine– por una razón muy simple: proteger a los niños inocentes y a los adultos vulnerables. Creemos que en todo el mundo hay centenares de niños víctimas de abusos por parte de sacerdotes, monjas, obispos y seminaristas católicos. Una violencia difundida que ha sido sistemáticamente ocultada, como sucedió durante décadas, por sus jefes y por una jerarquía insensible, reticente, rígida y potente».


Los representantes estadounidenses y europeos de la asociación Snap harán un tour por Europa para promover su iniciativa en las principales capitales del continente. Estarán en Roma el próximo 20 de septiembre. 






V.I./Alessandro Speciale
Ciudad del vaticano

No hay comentarios:

Publicar un comentario