viernes, 16 de septiembre de 2011

IR POR LA VIDA DANDO LA CARA


El Gobierno de Cataluña prevé eliminar el burka y el niqab de las calles por ley

La norma formará parte de un reglamento que unificará las múltiples ordenanzas sobre seguridad e incivismo. También se vetará el uso de pasamontañas en las manifestaciones y de cascos en los edificios públicos


El departamento de Interior de está preparando una ley que pretende unificar las normativas locales sobre seguridad y servir de referencia ante el incivismo y la proliferación de ordenanzas municipales sobre seguridad. Según ha podido saber RAC1, la norma incluirá la regulación del uso del velo islámico, que estudia prohibirse también en las calles y no sólo en los edificios públicos. De esta forma, la norma que prepara el Ejecutivo catalán daría un paso más que las ordenanzas municipales de administraciones locales como la de Lleida.


Las intenciones del Govern han sido confirmadas a primera hora por el director general de Assumprtes Religiosos de la Generalitat, Xavier Puigdollers, quien ha confirmado que el burka y el niqab no podría utilizarse tampoco en las calles por motivos de seguridad: "No sólo en los edificios públicos sino también allí donde haya aglomeración de gente" y sea complicada la identificación de la persona que lo lleve, "por tanto también en la calle".


De esta forma, los velos islámicos que cubren completamente el rostro de la mujer sólo podrán utilizarse en el domicilio propio. Pero la norma también pretende extender la prohibición al uso de pasamontañas en las manifestaciones y de cascos en las dependencias administrativas, según ha confirmado el conseller Felip Puig. 


El responsable de Interior de la Generalitat ha defendido que no tienen más remedio que apostar por la prohibición por motivos de seguridad y para extender el mensaje de que los ciudadanos deben ser identificables. Sin embargo no ha querido precisar si la prohibición desembocaría en sanciones para quien la incumpla. "Estamos analizándolo con tranquilidad para que no tenga efectps en la competencia de los ayuntamientos ni en los derechos fundamentales de la Constitución. Queremos impulsar una legislación para garantizar la seguridad ciudadana en los espacios públicos", ha justificado el conseller a RAC1.


Pese a las declaraciones de Puig y de Puigdollers, desde Governació aseguran que el Govern no ha decidido todavía si prohibirá definitivamente el uso de las prendas islámicas en las calles y que el redactado de la norma se encuentra en fase inicial. Por tanto, todavía se debate la prohibición y la ley se encuentra en fase embrionaria. 


Por su parte, Puigdollers asegura que esta es la única forma de garantizar la seguridad porque "aquí estamos acostumbrados a identificar a quién tenemos delante y el hecho de que alguien se presente cubierto puede dar la sensación de inseguridad. Por tanto, hay la necesidad y la conveniencia de saber a quién tenemos delante y nadie lleva la cara tapada". El director de Assumprtes Religiosos asegura que "no es un tema que afecte al tema religioso y el enfoque es un tema cultural y de tradición en algunos países. Aquí, su uso no es una costumbre, por tanto el enfoque debía ser sobre el uso del espacio público y la seguridad".


Puig ha remarcado que la norma quiere dar solución al mosaico de ordenanzas aprobadas por los ayuntamientos, por lo que "tiene que haber una ley de país".


La norma todavía no está lista y no tiene fecha para su aprobación aunque Puig ha previsto que setará lista entre finales de 2012 y principios de 2013. Aun así, el Govern asegura que no hay prisa por aprobar la ley porque en Catalunya no hay muchas mujeres que lleven esta prenda por las calles.






La Vanguardia

No hay comentarios:

Publicar un comentario