jueves, 22 de septiembre de 2011

LA CANCIÓN "LIBRE" DE NINO BRAVO ESTABA DEDICADA A LA PRIMERA VÍCTIMA DEL MURO DE BERLÍN



No falta en la listas de reproducción de cualquier fiesta que se precie. La hemos cantado en multitud de ocasiones; su letra y melodía inspiran alegría, libertad e incluso exaltación. Pero una de las canciones más exitosas de la música española, «Libre» de Nino Bravo, esconde también una triste historia en su origen.

Para ello, tal y como cuenta el autor del blog «Ballesterismo», debemos trasladarnos hasta el corazón de Europa. Corría el año 1962 cuando el recién estrenado muro de Berlín cobraría su primera víctima y probablemente la más notoria.

Peter Fechter era un obrero de la construcción alemán que -cansado de esperar- un día intentó escapar de la República Democrática Alemana junto con su amigo Helmut Kulbeik.

Ambos habían tramado un plan para esconderse en un taller de carpintería cerca del «muro de la vergüenza» donde observarían a los guardias y después saltarían desde una ventana en el momento adecuado hasta el llamado corredor de la muerte (un espacio entre el muro principal y un muro paralelo que recientemente se había empezado a construir). Si todo salía bien, correrían por este corredor hasta una pared cercana al checkpoint Charlie, en el distrito de Kreuzberg en Berlín occidental.

Pero su aventura no tuvo un final feliz, al menos para Fechter, que al tratar de escalar la pared final fue avistado y disparado por los guardias, cayendo de nuevo en el lado este. Estuvo gritando y desangrándose durante cerca de una hora, pero no recibió ayuda médica de ninguna de las partes, que tenían miedo a posibles represalias.

Tras la reunificación alemana, se construyó un monumento en su honor y el de las otras 270 personas que perdieron su vida tratando de buscar la libertad. Una libertad que también supo dedicar Nino Bravo a nuestro amigo Peter Fechter. (ABC)



JUAN PABLO II Y EL MURO DE BERLÍN

 
El mérito principal de la caída del Muro de Berlín corresponde al papa Juan Pablo II y atribuírselo al ex presidente soviético Mijail Gorbachov "es una mentira", declaró en un programa televisivo el jefe histórico del sindicato polaco Solidaridad, Lech Walesa.


"Lo que hoy me entristece es que convertimos en héroes a los que no lo fueron", declaró Walesa desde Berlín, donde participa en las ceremonias conmemorativas del vigésimo aniversario de la caída del Muro.


"Gorbachov nunca quiso derribar el comunismo ni el Muro de Berlín, no era su camino", declaró Walesa, que el lunes debía participar en las ceremonias junto el ex líder soviético.


"Si se presentan las cosas de esa manera, quiere decir que se edifica Europa en base a una mentira, eso me aterroriza", dijo Walesa visiblemente indignado.


"La verdad es que un 50% de la caída del Muro corresponde a Juan Pablo II, 30% a Solidaridad y a Lech Walesa y sólo 20% al resto del mundo. Esta es la verdad de esos días", agregó.


Juan Pablo II había llamado a los pueblos de Europa a "cambiar la cara del mundo y su mensaje liberó a los pueblos que obligaron a los políticos a sancionar los cambios", sostuvo Walesa. (AFP)



No hay comentarios:

Publicar un comentario