viernes, 4 de marzo de 2011

EL SÍNODO DE OBISPOS DEL 2012 Y LA NUEVA EVANGELIZACIÓN






El debate sobre una nueva evangelización para la transmisión de la fe cristiana ante los "grandes cambios de orden social, cultural y religioso" que se han producido en los últimos tiempos centrará los trabajos del Sínodo de Obispos de 2012.



Así lo explicó hoy en una rueda de prensa en la Santa Sede el secretario general del Sínodo de Obispos, Nikola Eterovic, quien ilustró las líneas del documento preparatorio para el análisis que se seguirá durante las reuniones que los prelados mantendrán en el Vaticano del 7 al 28 de octubre de 2012.

El Sínodo de Obispos del año que viene tiene como lema "La nueva evangelización para la transmisión de la fe cristiana" y pretende ser además una ocasión para "verificar el camino recorrido, para retomar con un nuevo impulso la obra urgente de la evangelización en el mundo contemporáneo", dijo Eterovic.

El hilo conductor de este encuentro surge de la consulta que el propio secretario general del Sínodo hizo a varios miembros de la Iglesia, que coincidieron en la necesidad de abordar la transmisión de la fe, proceso que, según Eterovic, "en los últimos tiempos ha conocido no pocas dificultades debidas a los cambios de orden social, cultural y religioso".

La decisión del papa Benedicto XVI de constituir el Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización en septiembre de 2010 fue el otro elemento clave para la convocatoria de este Sínodo.

El documento preparatorio para el encuentro de obispos de octubre de 2012 se divide en tres capítulos principales, titulados "Tiempo de una nueva evangelización", "Proclamar el Evangelio de Jesucristo" e "Iniciar en la experiencia cristiana".

El texto denuncia, entre otras cosas, que muchos cristianos "están condicionados por la cultura de la imagen" y son víctimas de una "mentalidad hedonista y consumista", que conduce a una "deriva hacia la superficialidad y el egocentrismo" y que "pone en peligro" los elementos fundamentales de la fe.

En ese documento preparatorio se advierte además de la influencia que la cultura mediática y digital está teniendo en la sociedad, lo que plantea "riesgos" como una "profunda concentración egocéntrica", la "pérdida del valor objetivo de la experiencia de la reflexión y el pensamiento", y una "progresiva alienación de la dimensión ética y política de la vida".

"El punto final al que pueden conducir estos riesgos es lo que se suele llamar la cultura de lo efímero, de lo inmediato, de la pertenencia, es decir, una sociedad incapaz de tener memoria y futuro", reza el texto.

Esas líneas de debate con las que se abrirá el Sínodo de Obispos en 2012 recogen asimismo las pretensiones de la Iglesia Católica en materia de "sensibilización y acción concreta" ante la pobreza, a pesar de que "la comunicación mediática reserve cada vez menos espacio" a este asunto.

E inciden en que uno de los frutos de esa evangelización tiene que ser "la valentía de denunciar las infidelidades y los escándalos que emergen en las comunidades cristianas", así como "el ejercicio de la penitencia, el compromiso en los caminos de purificación y la voluntad de reparar las consecuencias de nuestros errores".

No hay comentarios:

Publicar un comentario