domingo, 23 de octubre de 2011

EL CARDENAL ZEN CONCLUYE SU HUELGA DE HAMBRE


El cardenal Joseph Zen Ze-kim concluyó su huelga de hambre en Hong Kong a las 10 de la mañana este sábado 22 de octubre, acompañando la oración de todos los que llegaron a primera hora para demostrar su solidaridad y para rezar



El cardenal chino, de 79 años, tenía aspecto cansado y frágil, pero estaba de buen humor después de haber ayunado 72 horas en la entrada de la Salesian House of Studies de Hong Kong, la provincia autónoma china en la que vive. Los hermanos salesianos lo ayudaron a que se levantara y a caminar.
 

Después de haber rezado, concluyó su ayuno y habló ante muchas personas y periodistas con una voz muy débil durante pocos minutos.
 

Agradeció cordialmente a todos los que lo cuidaron durante sus tres días de ayuno, en particular al personal médico que monitoreó su presión sanguínea, sus niveles de azúcar en la sangre y sus condiciones generales de salud durante el periodo del ayuno. Ahora sufre algunas complicaciones, sobre todo relacionadas con la presión.

 
También agradeció a los católicos de Hong Kong y a los demás ciudadanos que le apoyaron durante estos días y dijo que estaba «profundamente conmovido» por sus manifestaciones de solidaridad.
 
 
En estos días, muchos (católicos y no) fueron a dejar lazos rojos y mensajes de oración en la reja que circunda la casa salesiana en donde transcurrió el ayuno.

 
Además, muchos de los sacerdotes de las comunidades cristianas oficiales y no oficiales de China enviaron mensajes diciendo que le apoyaban mediante la oración. El cardenal Zen dijo estar my contento al saber la noticia, declaró una fonte.

 
Durante el ayuno, el cardenal durmió en una tienda azul frente a la entrada de la casa salesiana, pero por problemas respiratorios tuvo que dormir sentado en un sillón. Algunos sacerdotes lo acompañaron, durmiendo en otra tienda al lado de la suya, para estar cerca de él.


Dejó de comer el 19 de octubre, como protesta por la decisión de la Corte que dispuso, el 3 de octubre, que las escuelas católicas primarias y secundarias de Hong Kong no estén exentas de las políticas escolares que establece el gobierno de aquella región autónoma, que volvió a formar parte de China en julio de 1997.


Al final de su ayuno, el cardenal Zen indicó que tenía la intención de estudiar con mayor detalle la nueva normativa del gobierno con respecto a la gestión de las escuelas que patrocina la región. Dijo que rezó para que las escuelas de la Iglesia pudieran seguir impartiendo la educación católica incluso con este nuevo sistema.


Cuando empezó el ayuno (el 19 de octubre), el cardenal Zen dijo que protestaba de esta forma no solo para expresar su “dolor” al enterarse de la decisión de la Corte, sino, particularmente, para «dejar una marca en la historia de nuestra fe inmutable», porque la política del nuevo gobierno en materia de políticas escolares «ha dañado seriamente nuestro derecho de dirigir las escuelas y va en contra de lo que garantiza la ley fundamental» de Hong Kong.


El cardenal Zen ha dejado un precedente en la historia de Hong Kong gracias a su protesta pacífica; muchas personas creen que haya, incluso, abierto un nuevo capítulo en la historia de la Iglesia católica del planeta, porque ha sido el único cardenal de la época moderna (y, según algunos, de todas las épocas) que haya hecho una huelga de hambre.








V.I./
Gerard 0' ConnellRoma

No hay comentarios:

Publicar un comentario