martes, 25 de octubre de 2011

UNA RELIQUIA DE LA SANTÍSIMA VIRGEN SE CONVIERTE EN ESPERANZA DE VIDA PARA RUSIA



El primer ministro Vladimir Putin se unió al clero ortodoxo ruso para recibir el Sagrado Cíngulo de la Virgen María. La preciosa reliquia dejó el monte Athos por primera vez, desde que fue puesto bajo la custodia del monasterio, y llegó a San Petersburgo para una gira por el país.  Estará en Rusia hasta el próximo 23 de noviembre y recorrerá 12 ciudades. La pretensión según los  promotores de la iniciativa: "esperamos ayudar a nuestra situación demográfica."
 
En opinión de los creyentes, esta reliquia ayuda a las mujeres durante el parto. La Iglesia Ortodoxa Rusa planea convocar, durante el recorrido del Cinturón por el país, conferencias temáticas en el marco del programa “El sagrado don de la maternidad”. "Esperamos que esto ayudará a estimular el interés en el renacimiento espiritual de nuestra sociedad y los valores familiares" .


Cerca de 20 monjes la acompañará en su viaje por la Federación Rusa. El padre superior de Vatopedi, Archimandrita Yefrem, dijo que se ha hecho una "excepción" con Rusia, ya que el monasterio había rechazado peticiones de otros países como Estados Unidos y Rumanía. El Cinturón Sagrado volverá a Grecia el 23 de noviembre.


Situado en el centro de la península de Athos y dedicado a la Anunciación de la Virgen, el monasterio Vatopedi cuenta con una rica colección de imágenes y reliquias, incluyendo el cinturón sagrado de la Santísima Virgen. El cinturón está tejido de pelo de camello por la propia Virgen María. La leyenda cuenta que, antes de su asunción, la Virgen María se lo entregó al apóstol Tomás.  


El acceso al Monasterio del Monte Athos está permitido sólo a los hombres, por lo que se trata de una maravillosa oportunidad para que las mujeres rusas puedan venerar la reliquia, circunstancia que ha contribuido a que se generen largas colas.











No hay comentarios:

Publicar un comentario