jueves, 27 de octubre de 2011

UNA PÉPLICA DEL SANTO CÁLIZ EN TIERRA SANTA


















Una réplica del Santo Cáliz de la Última Cena que se venera en la Catedral de Valencia será llevada próximamente a Tierra Santa para ser colocada junto al Cenáculo, en el llamado “Cenacolito” de los religiosos franciscanos.


Hoy, en la fiesta anual del Santo Cáliz de la Última Cena en la Catedral, la Custodia Franciscana de Tierra Santa, representada por el provincial de los franciscanos en Valencia, José Antonio Jordá, recibirá la réplica de la reliquia. “El traslado a Tierra Santa se producirá en una peregrinación diocesana que estamos organizando junto a la Real Hermandad del Santo Cáliz y a la Cofradía del Santo Cáliz de Valencia, la próxima Semana Santa y a la que podrán adherirse todas aquellas personas que deseen acompañarnos”, añade.



La réplica del Santo Grial


Una vez en Jerusalén, la réplica del Santo Grial será depositada en el “Cenacolito”, en el convento de San Francisco “Ad Coenaculum”, sobre el monte Sión, que se encuentra a escasos metros del Cenáculo, lugar en el que Cristo celebró la Última Cena, y que, en la actualidad, es una sinagoga. Allí será entregada al representante oficial de la Custodia Franciscana, Pier Bapttista Pizzaballa.


La idea de trasladar la primer réplica del Santo Cáliz en Tierra Santa surgió durante la peregrinación que realizó el pasado mes de agosto la parroquia del Espíritu Santo de la localidad valenciana de Alberic con su párroco, Francisco Luis Ramírez Gimeno.


Al regresar a Valencia, le trasladó la idea al arzobispo de Valencia, monseñor Carlos Osoro, que “la acogió muy favorablemente”. Según José Antonio Jordá, “para los franciscanos ésta es una manera también de colaborar con Tierra Santa ya que la Iglesia de Jerusalén, la Iglesia madre de todos los cristianos, está pasando por momentos muy difíciles en la actualidad y es nuestra obligación, y la de todos los cristianos, estar al lado de la Madre que nos necesita”.









La Gaceta

No hay comentarios:

Publicar un comentario